tanto monta monta tanto olga maria a monago como a Carlos Muñoz eso si solo pilla a los del PP costa de nuestros impuestos, amor incondicional por la buxaca de los corruptos

.

.

lunes, 22 de febrero de 2010

Nadie verá de nuevo el trasero del paciente inglés


El culo de Jack Nicholson protagoniza una de las escenas hospitalarias más jocosas de los últimos años. En la película 'Cuando menos te lo esperas' (2003), el porte de madurito interesante del intérprete se desvanece cuando, tras sufrir un infarto de miocardio, se pasea por los pasillos del hospital ataviado con un camisón abierto por la espalda. Es el mismo atuendo que sigue imperando en los centros sanitarios de todo el mundo.

Reino Unido se desmarcará de la tendencia general y desplegará su propio estilo a partir del próximo año. El artífice del cambio es el diseñador de alta costura Ben de Lisi, a quien las autoridades sanitarias británicas han encomendado la tarea de dar un giro a la moda hospitalaria. La iniciativa se enmarca dentro del Programa para la dignidad del paciente.

Los nuevos camisones se presentarán oficialmente el próximo 23 de marzo, pero De Lisi ha adelantado sus principales características. "El principal problema de los modelos actuales es que, al abrirse por la espalda, hacen que los enfermos se sientan expuestos", explica a Eureka el creador. Aunque reconoce que el atuendo convencional facilita los cuidados sanitarios, señala que, aparte de resultar embarazoso, no permite al usuario abrochárselo él mismo. A veces ni siquiera es útil para los profesionales, quienes no dudan en rasgarlo antes de iniciar una intervención quirúrgica para ahorrar tiempo y mover lo menos posible al enfermo.

"El camisón que he diseñado no se abre por la espalda, sino por los lados", relata De Lisi. "Mi idea es permitir el acceso al paciente salvaguardando al máximo su modestia", añade. Con este objetivo, su creación cuenta también con otros puntos estratégicos de apertura para que el personal del hospital pueda maniobrar sin necesidad de desvestir al usuario.

A la comodidad se añadirá el glamour. Los británicos lucirán, en palabras del modisto, unos trajes "muy bonitos, de tacto suave y frescos". La policromía llega a la moda sanitaria: la tela de los nuevos diseños incorpora cuatro colores: dos tonos de azul (perla y oscuro), rosa y arena.

Mientras, los habitantes del resto de países tendrán que conformarse con los poco elegantes e impúdicos modelos clásicos. O tal vez no. Ya han manifestado su interés por el nuevo diseño representantes sanitarios de Suiza y Estados Unidos. Ben de Lisi señala que, de momento, no se ha puesto en contacto con él ninguna autoridad médica española. Puede que, teniendo en cuenta la crisis económica en la que vivimos inmersos, no sea el mejor momento.

Pijamas en España

La mayoría de quienes han estado ingresados o han sido sometidos a alguna prueba diagnóstica ha lucido uno de los impúdicos modelos tradicionales de camisón. Con un poco de suerte, éste es lo suficientemente grande como para cubrir bien la espalda. Los usuarios también disponen de pijamas y los servicios de salud de algunas comunidades han puesto en marcha iniciativas encaminadas a dignificar la vestimenta de los enfermos. Por otro lado, siempre queda el recurso de llevarse el atuendo de casa. Así se hace en los centros privados y la práctica totalidad de los públicos lo permite siempre que el paciente no requiera cuidados especiales.

El gerente de la Lavandería Hospitalaria Central de la Comunidad de Madrid y vicepresidente de la Asociación Española de Hostelería Hospitalaria, Miguel Ángel Herrera, explica que cada centro madrileño adquiere su propia lencería. Por las instalaciones que él regenta pasan diariamente miles de camisones procedentes de 13 hospitales públicos de la capital. Hay para todos los gustos y colores, pero la apertura trasera es una constante. "Antes de pensar en cambiar el modelo habría que unificar los actuales", precisa.

No hay comentarios: