tanto monta monta tanto olga maria a monago como a Carlos Muñoz eso si solo pilla a los del PP costa de nuestros impuestos, amor incondicional por la buxaca de los corruptos

.

.

domingo, 15 de abril de 2012

Corinna Sayn-Wittgenstein, amante del Rey, organiza cacerías para millonarios


La princesa Corinna Sayn-Wittgenstein, amiga del Rey, organiza cacerías en África para nobles y multimillonarios a través de la empresa Boss&Company Sporting Agency, de la que llegó a ser consejera delegada, y que ofrece "únicamente los mejores disparos", según asegura la propia firma, creada en el año 2000 por uno de los principales fabricantes de armas de fuego del Reino Unido.

Don Juan Carlos, que fue operado de la cadera en la madrugada del sábado en el hospital San José de Madrid tras sufrir una caída el día anterior en Botsuana, viajó el pasado lunes a esa república centroafricana para participar en una cacería de elefantes. Según diversas fuentes consultadas, la princesa Sayn-Wittgenstein y varios empresarios españoles acompañaron al monarca a Botsuana en un jet privado.

Sayn-Wittgenstein, que pasa largas temporadas en España, ha sido vinculada sentimentalmente con el Rey de forma reiterada en los últimos años. La princesa, de 46 años, divorciada y madre de dos hijos, es una gran aficionada a la caza y la vela, dos pasiones que comparte con Don Juan Carlos. También ha actuado como "representante" del monarca ante el príncipe Alwaleed bin Talal, que posee una de las mayores fortunas de Arabia Saudí y ocupa el puesto 29 en la lista Forbes de los personajes más ricos del mundo.

Boss&Company Sporting Agency se encarga de todas las gestiones necesarias para que sus acaudalados clientes disfruten de safaris y cacerías en el continente africano y cualquier otro rincón del mundo. La firma británica impulsada por la princesa Sayn-Wittgenstein se compromete a "satisfacer todas las necesidades", desde el transporte en vuelos charter o comerciales al alquiler de rifles, pasando por la munición, las licencias de caza, los permisos en el país de destino, el alojamiento y la manutención.

"No ha tenido coste alguno"

Un portavoz oficial de la Casa del Rey señaló ayer a este periódico que Don Juan Carlos se trasladó a Botsuana el pasado domingo con "un grupo de acompañantes", pero rehusó revelar su identidad con el argumento de que se trataba de un "viaje privado" del monarca. El mismo portavoz aseguró que la cacería fue "una invitación" al jefe del Estado que "no ha tenido coste alguno", pero tampoco desveló de quién partió esa invitación. Durante su estancia en África, el Rey estuvo siempre acompañado por un médico de su equipo habitual y tres escoltas de su dispositivo de seguridad, todos ellos pagados con fondos públicos.

El pasado viernes, cuando la Reina aterrizó en Atenas para reunirse con su hermano Constantino, el monarca ya se había fracturado la cadera en el campamento de caza de Botsuana. Doña Sofía recibió la noticia en la capital griega, pero decidió seguir adelante con sus planes y no regresará a Madrid hasta mañana lunes. La Reina, que no siente el menor apego por las cacerías, ha viajado a su país de origen para celebrar la Pascua ortodoxa.

El accidente del Rey también le ha impedido a éste visitar a su nieto Felipe Juan Froilán en el hospital de Madrid donde se recupera de las heridas sufridas en un pie tras disparársele una escopeta mientras cazaba en Soria. Cuando el primogénito de la infanta Elena de Borbón fue intervenido quirúrgicamente en la clínica Quirón de la capital, el pasado lunes, Don Juan Carlos ya estaba de safari en Botsuana.

El sátrapa Borbón asi dilapida el dinero de los españoles


COCIDO SUAVE



21:00 Clausura de Uruguay: Nacional - Sportivo Cerrito

P2P Nombre Idioma Tipo Kbps Play
NO Ryder Tv es Streami 364 Play
NO futbol blog andres
Streami 250 Play

21:30 La Liga: Rayo Vallecano - Atlético de Madrid

P2P Nombre Idioma Tipo Kbps Play
P2P akito es Veetle 1950 Play
P2P bilbainita es Veetle 1905 Play
NO Ondas Tv es Mips 1900 Play
P2P Sport C1 es Sopcast 1700 Play
NO Deporte Rey 1 es Mips 1400 Play
NO Portal sports es Ustream 1250 Play
NO Deporte Rey 2 es Mips 1200 Play
NO Racinguista tv es Hogy 1178 Play
NO Eventosppv 2 es Mips 1164 Play
NO futbolarg es Ustream 1050 Play
NO MiTVCanal es Veemi 1000 Play
NO EVO loading es Mips 800 Play
NO bwin Live Video
Web (Flash) 675 Play
NO Vip Racing 3 es Mips 664 Play
NO Planeta Deportes 1 es Ustream 600 Play
NO futbolarg es Castamp 600 Play
NO futbolarg es Veemi 600 Play

Real Madrid 3 Gijon Sporting 1


Levante vs FC Barcelona 1 - 2


Reforma laboral, ruina general



Al fin los empresarios españoles han logrado cumplir su viejo sueño de tener a todos sus empleados en precario, sin derecho alguno (salvo el de ser despedidos o movidos), sin horario ni negociación colectiva y con salarios chinos. Normativa salvaje que les permitirá sustituir veteranos por jóvenes tantas veces como les apetezca. Renovación permanente por cambio de inventario. Jauja. Manos libres total. Aquí negocios y después gloria.

La reforma laboral no solo es injusta, monstruosa, aberrante y todo lo que se quiera decir, sino que además resulta nociva para la economía del país.

Basándose en el sacrosanto principio de que para ganar hay que desregular, cuanto más mejor, no es que nuestros “emprendedores” hayan ido demasiado lejos, es que esta vez se han pasado siete pueblos. Los ciudadanos españoles han descubierto con estupefacción que “modernizar” las relaciones laborales significaba volver a los tiempos del feudalismo y el derecho de pernada: un avance hacia la retaguardia. Los empresarios han conseguido todo lo que ansiaban y más. Meterles a los asalariados el miedo en el cuerpo y tenerlos acogotados en un puño. Pero ahí es donde surge el problema.

Dicen que quieren vender sus productos, perfecto, ¿pero a quién? ¿quién les va a comprar a partir de ahora sus bonitos muebles, ropas, electrodomésticos, coches etc., cuando la gente no tiene seguridad alguna y su empleo y su vida cuelgan de un hilo que en cualquier momento se puede romper? Al consumo desfalleciente, la reforma laboral lo va a terminar de asesinar. Más con una puñalada trapera que con una estocada maestra. Misión cumplida podrán jactarse sus autores, como Bush en Irak, pero la verdadera guerra empieza ahora.

Porque lo que viene detrás de la crisis es el derrumbe.

Las crisis constituyen la única forma de autorregulación que conoce el capitalismo cuyos sueños de opulencia crecen y se hinchan desmesuradamente hasta que se estrellan de repente contra el iceberg de la realidad. Nada ni nadie lo frenan hasta que acaba con todo, como la marabunta, incluidos los propios intereses de quienes han promovido la reforma laboral. Porque si los trabajadores se vuelven chinos, también lo serán sus empresarios. Aquí no se va a salvar nadie. Arroz para todos.

Nos aguarda un futuro halagüeño y prometedor.

Nuestros bancos privados han perdido la credibilidad y ya no tienen crédito alguno. Pero en vez de enfrentarse a los mercados, es decir a los bancos y poderes financieros, los gobiernos han optado por enfrentarse a los ciudadanos, mudando a toda prisa el atuendo democrático por el fascista (el personaje es el mismo), criminalizando la protesta (la resistencia pasiva se equiparará al atentado a la autoridad), e implantando el terrorismo legal, el terrorismo de estado.

Y aun así, muchos todavía no se han caído del “Guindos”.


Matar elefantes



A veces, los días nos traen burlas renovadas en las fechas más inesperadas. En un 14 de abril, aniversario de la digna República española, llegan las noticias de que Juan Carlos de Borbón (a quien los ciudadanos podían suponer preocupado, es un decir, por el estado progresivo de ruina del país, trabajando para sacar a España del hoyo) ha sufrido un accidente mientras se encontraba en Boswana, a donde había ido a cazar elefantes, una ocupación que, por lo visto, debe considerar imprescindible, con la que está cayendo. Si hubieran podido, como en otras ocasiones, sus cortesanos y funcionarios del besamanos hubieran ocultado los hechos. No ha podido ser, y podemos imaginar el manojo de nervios que son ahora esos cortesanos que dan servicio a la monarquía, con el dinero del ciudadano, para limitar los daños, para tapar el despilfarro de aviones privados utilizados por el monarca, para pedir que se cierren páginas web de la empresa que organiza esos safaris millonarios, para retirar todas las imágenes del rey que puedan aumentar el escándalo. Seguro que los teléfonos arden en el palacio de la Zarzuela, agobiados no por la sucesión de escándalos, sino porque los ciudadanos los conozcan: del palacete del hijo, pagado con el dinero público, al abuso de los centenares de criados y personas a su servicio; de los viajes de relajo, a la corrupción de Urdangarín, a los negocios turbios, a tantos episodios de la regalada vida del monarca. Sólo le faltaba una historia de safaris millonarios en el preciso momento en que España atisba el fantasma de la ruina, de la intervención y del “rescate”. Ya está bien.

No es la primera vez que Juan Carlos de Borbón, un rey caprichoso, roza el ridículo y esquiva después el bulto. Lo ha hecho en muchas ocasiones: cuando fue a ver las pingüineras antárticas, o cuando cazó un oso en Rusia, en circunstancias lamentables; o cuando, hace unas semanas, proclamó que no le dejaban dormir los problemas del país y de la juventud… y unos minutos después se puso a hacerlo en la mesa del acto que presidía. A estas alturas de reinado, son tantas las picardías, tantas las burlas, tan repetidas las bufonadas insultantes, tan constante el abuso que hace el monarca de la prudencia del país, que se hace difícil imaginar qué esperamos para renovar el aire viciado de esta habitación lóbrega y oscura, cerrada, en que se ha convertido España.

Seguro que no cree que el país merezca una explicación. ¿Va a darlas la peculiar Casa Real, ese organismo absurdo que gasta lo que no tenemos? Seguro que esos funcionarios reales encuentran razonable gastar una verdadera fortuna en un viaje inútil y ostentoso, aunque se hubiera mantenido oculto de no ser por un inoportuno accidente. Seguro que no les importa que se siga desvalijando al país.

Mientras se suceden los escándalos de corrupción, el robo de los presupuestos, el saqueo de empresas públicas y cajas de ahorro, los sueldos millonarios de quienes componen una casta que exprime al país, mientras campea el vergonzoso nepotismo, parece que el desprecio de los poderosos no tiene límites: cuando los trabajadores empiezan a soportar una reforma laboral que hace retroceder a España a los años más duros de la ferocidad y la avaricia empresarial; cuando esos empresarios se permiten rebajar salarios, aumentar jornadas, echar a patadas a la calle a obreros (como si fueran escoria y no fuesen quienes se esfuerzan en que el país no se hunda), cuando ni al gobierno ni a los banqueros, los empresarios, los prelados de la Iglesia, parece importarles que se esté echando a la calle a decenas de miles de familias, desahuciadas, cuando no parece que se conmuevan porque millones de personas tengan miedo por su futuro, nos llega esa ridícula noticia de un accidente de caza de Juan Carlos de Borbón.

Ya está bien. No podemos saber cuánto tiempo más tendremos que soportar esta monarquía, este escarnio, esta sucesión de familiares corruptos, de parásitos próximos, de escándalos, que sigue los pasos de la corte de los milagros que narrara Valle-Inclán. No sabemos a qué punto de codicia llegarán estos incompetentes empresarios que viven satisfechos en esta corte de los milagros, en que, mientras el país se hunde, el jefe del Estado se marcha a cazar elefantes. Si tuviera dignidad, si mirase un instante la charca pútrida, la asfixiante atmósfera en que se ha convertido el país, si reparase en el sufrimiento social que el despilfarro y la incompetencia de los suyos han creado, Juan Carlos de Borbón abdicaría de inmediato y España terminaría con una servidumbre que será duramente juzgada por la historia. Parece una broma de mal gusto, pero no lo es: para combatir la crisis en que nos han metido, Juan Carlos de Borbón se va a matar elefantes.

Ya está bien.


La Iglesia, el infierno y la diversidad sexual



Hace años, durante la audiencia general del 28 de julio de 1999, Juan Pablo II, por entonces máxima autoridad de la Iglesia católica, afirmó públicamente que el sheol [1] que se menciona en el Antiguo Testamento no era, teológicamente hablando, un lugar físico o material con una ubicación geoespacial concreta (las entrañas de la tierra), sino una condición espiritual particular del ser humano: “La situación en que se sitúa definitivamente quien rechaza la misericordia del Padre incluso en el último instante de su vida” [2]. Con estas declaraciones, que descartaban la escatología medieval del infierno como un lugar lleno de fuego y poblado de almas ardiendo en un escenario de sufrimiento y desesperación, tal y como aparece emblemáticamente representado en la Divina Comedia de Dante, Juan Pablo II dio un giro significativo a la concepción clásica del catolicismo sobre el infierno.

Aquella labor de ajuste teológico y dogmático del más allá no conectaba, sin embargo, con la sensibilidad de todos los miembros de la jerarquía católica. Contradiciendo a su predecesor, en marzo de 2007, durante una misa oficiada en la parroquia romana de Santa Felicidad e Hijos, Mártires, Benedicto XVI resucitó el planteamiento amenazante del infierno al declarar solemnemente que en la actualidad muchas personas se han olvidado de que si no “admiten la culpa y la promesa de no volver a pecar” corren el riesgo de sufrir una “condena eterna, el Infierno”; un infierno, añadió, “del que se habla poco en este tiempo” y que “existe y es eterno para quienes cierran su corazón al amor de Dios” [3].

No cabe duda de que históricamente el destino de lesbianas, gays, bisexuales (LGTB) y transexuales ha sido amargo: enviadas a la prisión como delincuentes, al psiquiátrico como enfermos mentales o al infierno como pecadores. No obstante, con el tiempo, esta situación ha ido cambiando. Hoy en día, en muchos países del mundo las personas LGTB ya no van a la prisión ni al psiquiátrico, aunque todavía no han conseguido liberarse de las llamas del infierno. Lo hemos vuelto a ver y a escuchar recientemente. En su homilía del pasado Viernes Santo, retransmitida en directo por la televisión pública, el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, quiso dirigirse a “todas aquellas personas que hoy, llevadas por tantas ideologías, acaban por no orientar bien lo que es la sexualidad humana, piensan ya desde niños que tienen atracción hacia las parejas del mismo sexo, y a veces para comprobarlo se corrompen y se prostituyen. O van a clubs de hombres”, para decirles, de manera tajante, cruel e inmisericorde, que seguro que “encuentran en el infierno”.

Sin duda, Benedicto XVI y Reig Pla están alienados en la misma dirección teológica conservadora, reaccionaria e insolidaria que resucita la doctrina del infierno religioso como castigo y amenaza, una de las ideas más temibles y hábilmente administradas que durante siglos sirvió para aterrorizar a la humanidad, creando innumerables pesadillas y perturbaciones. Por si fuera poco, las declaraciones del obispo Reig no se limitan al lenguaje de la amenaza, sino que además vinculan de manera inaceptable y torticera la homosexualidad con la prostitución, además de relacionarla con determinadas “ideologías” que desorientan y corrompen a las personas.

Me temo, señor Reig Pla, que afortunadamente usted y yo no compartimos la misma idea y visión del infierno. Déjeme decirle a usted, y todos los que piensan como usted, que el infierno de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales no es un infierno de azufre y llamaradas de fuego, como al que usted envía y condena a las personas LGTB por su condición sexual y afectiva. Desgraciadamente, el infierno de muchos gays, lesbianas, bisexuales y transexuales consiste, entre otras situaciones que podrían recordarse, en la persecución diaria que sufren alrededor del mundo; en la marginación, los encarcelamientos, las torturas y los asesinatos extrajudiciales cometidos contra ellos; en el olvido flagrante de sus derechos humanos; consiste en la complicidad y el silencio de quienes callan o miran para otro lado; en los chistes populares e insultos que degradan y humillan; en el acoso escolar que tantos jóvenes LGTB sufren cotidianamente en nuestras escuelas e institutos; en la hipocresía de la Iglesia católica, una institución auténtica y estrictamente homosexual [4] que impide el sacerdocio a mujeres y homosexuales “en activo”, como ustedes dicen, pero que no tiene reparos, entre otras tropelías conocidas, en encubrir y dar cobijo a auténticos depredadores y abusadores sexuales que en ocasiones se esconden tras las sotanas.

Yo no sé, señor Reig Pla, si usted es homosexual o no, o si alguna vez se ha visto arrojado a alguno de los infiernos cotidianos y reales que he señalado. Tal vez le convendría descender del altar y pasar una temporada en alguno de ellos. Estos infiernos aluden una realidad social y a una forma de violencia muy específica, aunque para referirse a ella haya distintos nombres: homofobia [5], lgtbfobia, armario, discriminación, patriarcado heterosexista, heteronormatividad, entre otros. ¿Le suenan de algo? La Iglesia católica es una de las principales instituciones internacionales generadoras de homofobia y, por tanto, corresponsable de la persistencia de la misma. Le animo, señor Reig Pla, a que se aleje de ese infierno amenazante y castigador del que usted tanto sabe y luche, como tantos cristianos y cristianas de buena fe, por acabar con el infierno de la homofobia, la discriminación social y el machismo que usted y la institución a la que usted pertenece reproducen y promueven con total impunidad. Me temo que es como pedir peras al olmo. Al menos demuestre tener un mínimo de sensibilidad y atrévase a pedir perdón de forma pública (¿quizá en televisión?). Probablemente también sea pedir mucho. En cualquier caso, y sea como sea, espero y deseo ardientemente no encontrarlo nunca en el infierno.

Por ahora los archivos de Megaupload no serán eliminados

fayerwayer.com


La teleserie de Megaupload continúa. Porque después que se revelara el interés de la MPAA, el Gobierno de EE.UU. e incluso privados por quedarse con los datos de los usuarios almacenados por la compañía Carpathia en sus servidores privados, esta empresa reclamó que mantener con vida los archivos suponía un coste económico demasiado alto para ellos, ya que nadie les respondía con un sólo dólar y los obligaban legalmente a seguir con esta medida.

Así, tras los alegatos, la decisión quedó en manos del juez Liam O’Grady, quien el día de hoy resolvió que Carpathia debe conservar lo guardado en sus discos duros, sin embargo, todos los interesados e involucrados legalmente en el asunto deben buscar una forma de responder con dinero para llevar a cabo dicha labor. Respiran tranquilos los ex-usuarios del servicio que tienen la esperanza de recuperar algo.

Y es que Carpathia está en dos problemas: primero, según ellos no tienen cómo pagar la mantención de los datos. Pero en segundo lugar, y peor para ellos, el mismo juez que falló a su favor también dijo que la compañía podría estar involucrada en los supuestos crímenes de Megaupload, ya que ganaron demasiado dinero prestándole servicios.

Por su lado, Megaupload contrató un nuevo grupo de abogados quienes lucharán por recuperar la propiedad de la información, a la vez que pelean con todas las instituciones que por algún motivo, buscan quedarse con ella.

Tras las huellas de Capriles en el asalto a la embajada cubana


Dónde estaba hace diez años el candidato opositor venezolano henrique capriles? Una concentración celebrada el jueves frente a la embajada cubana en Caracas se encargó de recordarlo. El aspirante derechista a ocupar Miraflores fue uno de los asaltantes de la sede diplomática en el marco del fallido golpe de Estado que tuvo lugar en 2002.


«¡Capriles fascista, gusano terrorista!». Esta consigna, en referencia al candidato opositor Henrique Capriles, se convirtió en la más coreada el jueves frente a la embajada de Cuba en Caracas. Se conmemoraba el décimo aniversario del asalto perpetrado por los golpistas que, hace ahora una década, trataron de hacerse con el poder en Venezuela. Entre ellos estaba, precisamente, el propio Capriles, que en aquel momento ostentaba la Alcaldía de Baruta. La movilización del jueves constituye un punto y seguido dentro de una dinámica de conmemoración del intento golpe de Estado de 2002 mediatizado por las elecciones presidenciales del próximo 7 de octubre. El pasado golpista del ahora candidato por la Mesa de la Unidad Democrática, que agrupa a las formaciones derechistas que confrontan con Hugo Chávez, marca las consignas de unas jornadas que tuvieron su punto álgido con una gran marcha en los alrededores del palacio de Miraflores para recordar la restitución del presidente electo.

«Se le vio la cara verdadera a la derecha contrapatria y fascista que tenemos en Venezuela», clamó Nicolás Maduro, actual ministro de Extriores. Las menciones a la participación del aspirante de la derecha en el intento de asonada eran recibidas con gritos por parte de una multitud congregada en los alrededores de la legación cubana. Y eso que la sede diplomática se ubica en el Estado de Miranda, gobernado por el propio Capriles y convertido en uno de los feudos opositores, donde se concentra el rechazo más visceral contra Chávez.

«Los asesinos intelectuales están en la Asamblea, el asesino mayor se llama Henrique Capriles», aseguraba Yesenia Fuentes, portavoz de la Asociación de Víctimas del 11 de abril, una organización que agrupa a los familiares de quienes perdieron la vida durante los enfrentamientos registrados en el origen del golpe en Puente Laguno, junto a la residencia presidencial. «Él fue uno de los que asedió esta embajada y que inició la cacería de brujas», recordaba esta mujer, visiblemente afectada, en referencia a la irrupción del candidato en la legación caribeña.

La versión de Capriles dice que accedió al edificio a través de una escalalera para mediar entre asaltantes y representantes cubanos. Una vez allí, hasta el exembajador Germán Sánchez ha revelado que su intención era poder revisar el edificio para comprobar que ningún alto cargo del Gobierno se había refugiado en su interior. Un relato que el diplomático refuerza con más testimonios en su libro «Abril sin censura», presentado el jueves en el Teatro Principal de Caracas.

Sin la presencia de Chávez

Quien no tomó parte en ninguno de los actos fue Chávez, recién llegado de Cuba, donde está recibiendo la tercera sesión de tratamiento contra el cáncer que padece. En realidad, la presencia del presidente venezolano en los actos conmemorativos del golpe se limita a los incesantes gritos de apoyo de sus fieles, sus mensajes en twitter y una aparición junto a varios ministros en los canales oficiales de televisión.

El despliegue de actos conmemorativos del golpe de Estado desarrollado por el Gobierno venezolano contrasta con el mutismo de la oposición. Su mensaje: hacer memoria sobre lo que ocurrió hace una década solo sirve para reavivar la división. Así que se centran en preparar la campaña. Y agitar el miedo. «Si ganamos, Chávez no se va a ir», es el argumento de Milton, un taxista que se autodefine como «preocupado por el dinero» y que repite el mensaje duro de la derecha: quien revive lo ocurrido hace diez años echa leña al fuego a una sociedad divida.

Un argumento confrontado por las organizaciones de víctimas. «Está prohibido olvidar», dice Yesenia Fuentes. Todavía hay muchos cargos imputados sin juzgar.

Repsol-YPF: depredación y contrastes



En días recientes, el diferendo entre la petrolera Repsol-YPF y el gobierno de Argentina ha crecido hasta adquirir tonos de conflicto internacional. El pasado jueves, el ministro español de Industria, José Manuel Soria, afirmó que cualquier gesto de hostilidad contra empresas de su país sería interpretado como un gesto hacia España y traería consecuencias. Ayer, el canciller español, José Manuel García-Margallo, pidió al gobierno de México –en su calidad de presidente pro témpore del G-20– que ayude a la petrolera trasnacional ante la perspectiva de una posible nacionalización por el régimen de Buenos Aires, llamado que es imposible desvincular del interés económico de las autoridades de nuestro país en la firma española, redimensionado tras la reciente adquisición –con dinero público y con resultados desastrosos para México— de casi un 5 por ciento de sus acciones por Petróleos Mexicanos.

Es importante subrayar que la referida confrontación entre la petrolera trasnacional y el gobierno argentino no se debe a una actitud hostil del segundo hacia la primera, ni mucho menos a un capricho de la administración que encabeza Cristina Fernández de Kirchner, sino, fundamentalmente, al incumplimiento por Repsol-YPF –que controlan 37 por ciento de las reservas petroleras de la nación sudamericana y 55 por ciento del mercado de combustible– de sus compromisos de inversión en la industria petrolera argentina, lo cual afecta las necesidades y la soberanía energéticas de ese país.

El telón de fondo ineludible es el historial de saqueo y de afectaciones que ha protagonizado la empresa petrolera española a las poblaciones y a los patrimonios de naciones como Argentina y México. En el país sudamericano, dicho historial puede rastrarse desde el propio proceso de privatización de YPF bajo el gobierno de Carlos Menem: éste, tras haber asumido la deuda de la empresa petrolera y haber despedido a casi 35 mil de sus trabajadores, remató YPF en una operación irregular y a un precio muy por debajo de su valor. Para colmo, en los casi tres lustros transcurridos desde la venta de YPF a Repsol, el comportamiento de ésta ha distado mucho de ser benéfico para los argentinos: por el contrario, se ha caracterizado por una disminución de las reservas petroleras del país sudamericano, por una maximización de las ganancias por concepto de exportación, por un reparto de la mayor porción de las utilidades entre los accionistas de la petrolera y, en consecuencia, por un aporte ínfimo al desarrollo de la industria argentina de los hidrocarburos, en lo que constituye un claro ejemplo de neocolonialismo económico.

Por lo que hace a nuestro país, los preceptos constitucionales que reservan al Estado la potestad exclusiva sobre actividades del ramo energético no han impedido que Repsol se haga de jugosas oportunidades de negocio en el sector: así ha ocurrido, por ejemplo, con la venta, por parte de la petrolera española, de gas importado de Perú a la Comisión Federal de Electricidad –a un precio muy por encima de su valor real–, y con la proliferación de los permisos para productores independientes de electricidad, que actualmente generan 55 por ciento del flujo eléctrico que se consume en el país y entre los que Repsol detenta una posición privilegiada.

Así pues, la trayectoria de Repsol tanto en Argentina como en México es emblemática de la depredación y la rapiña corporativa que ha prevalecido en la región a partir de la oleada de privatizaciones y de la apertura indiscriminada de las economías a capitales extranjeros –mineras, petroleras, generadoras de electricidad, instituciones financieras, entre otras–: tales procesos, impuestos en nuestros países por gobiernos neoliberales como los de Menem y Carlos Salinas de Gortari, se han saldado con el incumplimiento impune de las leyes y normas nacionales por las empresas, con la obtención de cuantiosas ganancias económicas a cambio de mínimas aportaciones a las economías nacionales, con depredación financiera y ecológica y con afectaciones a la vida cotidiana de la población.

Resulta desolador que mientras Argentina busca recuperar la soberanía sobre sus recursos naturales y sobre un sector estratégico de su economía, como el petrolero, el gobierno calderonista se empeñe, en un afán inexplicable por beneficiar a Repsol a costa de lo que sea, en un rumbo de acción que no sólo ha creado graves problemas internos, sino ha causado, por distintos frentes, un grave quebranto monetario al erario.

Si Calderón cede a las presiones del gobierno de Mariano Rajoy, provocará un deterioro de la relación bilateral con Argentina y del proceso de integración latinoamericano en general, afectado de por sí por la decisión de las administraciones panistas de marginar a México en la región. Lo pertinente, en suma, es aprender de los ejemplos procedentes de Sudamérica, lo cual, en este caso, implica poner un alto a la política de entrega de los recursos naturales nacionales a los depredadores de la escena internacional.

Axel Kicillof, el seductor intelectual de Cristina Kirchner

La asociación empresarial de publicidad en internet IAB Spain ha asegurado que los efectos de la nueva regulación de 'cookies' (marcadores electrónicos que registran las webs visitadas) dependerán de cómo crea la Administración que el usuario debe dar permiso para que controlen su actividad en la red.

Estos marcadores sirven para que los anunciantes ofrezcan publicidad más interesante a los usuarios, basándose en las páginas que visitan u otros parámetros de navegación.

En un comunicado, IAB ha recordado que hace dos semanas se aprobó en Consejo de Ministros la trasposición a la legislación española de la normativa comunitaria sobre 'cookies', que establece el requisito de que el usuario dé su consentimiento para que un tercero recabe su información mediante estos marcadores, siempre que se le haya informado sobre los fines del tratamiento de los datos.

En este sentido, gran parte del problema, según IAB, reside en lo que la Administración pueda considerar como "consentimiento".

Esta organización se muestra partidaria de incluir una función de "no rastreo" en los navegadores de Internet para cumplir con el requisito del consentimiento de los usuarios.

Sin embargo, las instituciones de protección de datos europeas esperan que exista una acción específica por parte del consumidor para dar su consentimiento a las "cookies" mientras navegan.

"En cualquier caso, todo dependerá de la interpretación de la ley por parte de la Administración", ha explicado IAB Spain.

La asociación asegurado que 112 empresas del sector publicitario en Internet se han adherido a un código de autorregulación sobre 'cookies'.

La Administración europea ha expresado "su buena disposición" hacia el sistema de autorregulación de la industria, ha añadido.

Axel Kicillof, el seductor intelectual de Cristina Kirchner


En una reunión de ex alumnos del Colegio Nacional Buenos Aires, en la que se hablaba de fútbol, de música y de 'minas' (mujeres) alguien desvió la conversación hacia Cristina Kirchner. Fue en ese momento que Axel Kicillof se jactó de tener "hipnotizada" a la presidenta. Muchos habrán pensado que alardeaba de su reputación de rompecorazones, pero sus amigos más cercanos sabían que el economista de 40 años jamás insinuaría tal cosa. Y que el hechizo que dice ejercer se refiere a la admiración que siente Cristina por sus dotes intelectuales y por la audacia de sus planteamientos. Basta decir que fue Axel quien la indujo a pensar en la expropiación de YPF, como salida de la crisis energética que afecta al país. En la Casa Rosada también le atribuyen la autoría del 'Proyecto de Utilidad Pública'; el documento expropiatorio que el jueves pasado circuló entre los parlamentarios oficialistas y que puso en pie de guerra al gobierno español y a la Unión Europea.

Las amenazas provenientes del viejo continente forzaron a Cristina a replantearse la estrategia de ir a por todo que había adoptado. Pero si alguien pensó que Kicillof caería en desgracia por no haber previsto las consecuencias que traería el plan de arrodillar a los socios españoles de YPF, es porque desconoce uno de los rasgos más acentuados de Cristina: su inquebrantable lealtad hacia las personas que se ganan su afecto. La presidenta no deja heridos en el campo de batalla. "Lo más probable es que Axel siga visitando el despacho presidencial cuando se le antoje y que Cristina deje todo de lado para escuchar sus propuestas", dijo a la prensa un funcionario de la administración kirchnerista.

Aparenta menos edad de la que tiene y el cargo que ejerce -viceministro de Economía- no ha influido en su forma sencilla de vestir ni en el modo directo en que se expresa. Según el diario Clarín, en la última reunión que él y el ministro de Planificación mantuvieron con Antonio Brufau, Axel le exigió al ejecutivo español que "devuelva" los 15.000 millones de dólares que Repsol "se ha llevado" de Argentina en los últimos años.

Sus rivales dentro de corte kirchnerista dicen que la admiración que siente la presidenta por sus dotes intelectuales lo hace sentir superior al resto de los ministros. Pero en realidad el aura de pensador no se la dio la presidenta sino Máximo Kirchner, con quien Axel mantiene una estrecha amistad. Fue el hijo mayor de Cristina quien lo invitó a que se incorporara a La Cámpora, la agrupación juvenil del kirchnerismo. "El hecho de que Kicillof se graduara con honores por la Universidad de Buenos Aires y que en su etapa de estudiante fundara un 'think tank' dedicado al análisis de las teorías de Marx y de John Keynes, causaron una honda impresión en Máximo y luego en su madre", afirma Lucas Parson, un ex militante de La Cámpora. En el movimiento se dice que Axel heredó la erudición de su bisabuelo, un famoso rabino de Odesa (Rusia) y de sus padres, un connotado psicoanalista y una psicóloga.

A comienzos del 2009, Máximo Kirchner animó a su amigo a pasar del plano teórico a la acción. El primer cargo que obtuvo fue el de gerente financiero de Aerolíneas Argentinas, una empresa que desde su estatización en el 2008 no deja de producir pérdidas. Los números rojos de la empresa no impidieron que el cerebro de la administración K siguiera escalando posiciones hasta ser admitido en el exclusivo club que maneja la economía del país, donde el titular de esa cartera, Hernán Lorenzino, es el que menos influye en las decisiones que se toman. En ese foro, a Guillermo Moreno le corresponde el papel de ejecutor de las políticas duras del gobierno, como la imposición de barreras a las importaciones y el de forzar a los productores a mantener congelados los precios. El ministro de Planificación, Julio De Vido con su vasta experiencia y su moderación, representa el rostro amable de la troika. Y Axel Kicillof proporciona el combustible para mantener viva la llama ideológica que puede provocar incendios como el que la semana pasada estuvo a punto de consumir los vínculos entre Argentina y España.