tanto monta monta tanto olga maria a monago como a Carlos Muñoz eso si solo pilla a los del PP costa de nuestros impuestos, amor incondicional por la buxaca de los corruptos

.

.

sábado, 9 de agosto de 2014

Empanadillas Dim-Sum


Ingredientes
1 paquete de pasta wantón,  1 cucharada pequeña de jengibre rallado,  450 g de gambas peladas1 cebolleta4 cucharas pequeñas de salsa de soja,  2 cucharadas pequeñas de almidón de maíz1 pizca de pasta wasabi y unas gotas de aceite de sésamo.

Elaboración

Extendemos la pasta wantón en una mesa. Picamos la cebolleta y las gambas, mezclamos con los demás ingredientes hasta formar una farsa espesa.
Colocamos una pequeña porción de relleno en el centro de la pasta wantón, untamos con agua los bordes y cerramos.
Cocemos al vapor durante 4 minutos aproximadamente.

El Milan ficha a Diego López

El enredo de los porteros del Madrid se rompió por la parte más débil de la cuerda, la parte que correspondía a Diego López. El meta gallego ha dejado el Madrid después de firmar un contrato de cuatro años con el Milan esta misma mañana. La formalización del acuerdo quedará a expensas del reconocimiento médico previsto para el próximo lunes. Navas y Casillas serán la pareja principal en la portería madridista.
Fichado al Sevilla en calidad de rueda de auxilio en enero de 2013, López vivió una suerte de resurrección profesional. En el año que precedió su traspaso a Chamartín no había acumulado más que desgracias: primero, el descenso a Segunda con el Villarreal, después, la suplencia en el Sevilla, en donde daba síntomas de decaimiento cuando el Madrid le llamó. Su misión, en principio, consistió en reemplazar temporalmente a Casillas, lesionado de una mano. El entonces entrenador, José Mourinho, había pedido otro portero, alguien con más caché internacional que pudiera competir con Casillas desde una posición de mayor fuerza. Mourinho llevaba dos años litigando con el capitán por desavenencias personales y creía indispensable arrinconarlo para reafirmarse como líder. A falta de un instrumento más reluciente, se valió de López para emprender su último intento de barrer a Casillas de su proyecto.
El sueldo de López, de alrededor de cuatro millones de euros netos, es más asumible que el de Casillas, que gana cerca de nueve 
López se convirtió así en el portero del movimiento mourinhista. Inmediatamente gozó del respaldo institucional, porque por entonces el Madrid, empezando por Florentino Pérez, estaba íntimamente vinculado a Mourinho. El proyecto presidencial y el proyecto del entrenador eran uno solo y todas las campañas que emprendía uno gozaban del apoyo inmediato del otro: esto incluía respaldo político, financiero, y logístico. La propaganda formaba parte fundamental. El empleo de medios de comunicación, tradicionales o no, de forma directa o indirecta, para trasladar los mensajes convenientes, se redobló para exaltar las virtudes de López lo mismo que para poner en duda los valores de Casillas, tanto los futbolísticos como los morales. El caso es único en la historia del fútbol y merece un capítulo en los manuales de propaganda: nunca antes el madridismo exaltó más a un portero que no había ganado (ni ganaría) nada.
Keylor Navas besa en el escudo del Madrid durante su presentación / JESUS AGUILERA (DIARIO AS)
En enero de 2013 Mourinho llevaba meses diciendo en el club que el capitán era el principal problema de la institución y sus contactos profesionales en las redes sociales lo difundieron rápidamente. La campaña de difamación que siguió no encontró igual. La organización de propaganda que desplegó el entorno de Mourinho y sus aliados en el club sienta un precedente en materia de comunicación. En ninguna institución deportiva del mundo se asistió a la destrucción de la imagen de una leyenda como ocurrió con Casillas.
Fichado para suceder a Mourinho, que prefirió irse al Chelsea para vivir más a gusto, Ancelotti se adhirió al plan preexistente. La renovación en la portería fue un principio básico de la estrategia deportiva que se puso en marcha en el otoño de 2012. El club creyó oportuno darle otra oportunidad a López, a pesar de sus errores en la final de Copa contra el Atlético. Durante la pasada temporada, López hizo un buen trabajo como titular en la Liga, con tanta fatalidad que fue el único torneo que no ganó el Madrid. La conquista de la Copa y la Champions de la mano de Casillas obligó a Florentino Pérez a replantear la situación con el capitán. Ambos habían hablado de separarse este verano, pero al mandatario le preocupaba las consecuencias sociales de dejar marchar al mito, al hombre que había levantado la última Champions. La permanencia de Casillas en el club fue una decisión de índole coyuntural y todas las partes lo saben. El fichaje de Keylor Navas es el último capítulo en el proceso de renovación que comenzó en 2012.
El costarricense llega al Madrid con la púrpura que Mourinho advirtió que debía portar el competidor de Casillas: esencialmente, se trataba de una cuestión de popularidad. Navas parece esa estrella providencial. Su juventud, 27 años, su elección como mejor portero de la última Liga BBVA y su magnífica actuación en el Mundial de Brasil le confieren la fama necesaria. Así, la próxima suplencia de Casillas, con 33 años, será percibida por la hinchada como algo natural y saludable.
Protegido por el orden establecido durante un año y medio, a Diego López le resultó especialmente frustrante verse de repente expuesto. El hombre no debió calcular que las mismas razones políticas que lo avalaron y le proporcionaron una red de seguridad se podían volver en su contra. Pero desde que Casillas levantó la décima y Navas se presentó en el Bernabéu, la situación del meta gallego, de 32 años, es la más precaria.
El sueldo de López, de alrededor de más de cuatro millones de euros, es más asumible que el de Casillas, que gana cerca de nueve millones netos. El mercado es más amplio para los asalariados que menos cobran y es difícil que Casillas encuentre patrones extranjeros dispuestos a mantenerle los emolumentos que recibe después de su calamitoso Mundial. Por eso el Madrid le dio la carta de libertad a López y por eso el Milan está a punto de firmarlo, abriéndole el camino a una prolongación honrosa y afortunada de su notable carrera.

El nieto de Estela de Carlotto: “Me parece maravilloso y mágico todo esto”

"Me parece maravilloso y mágico todo esto que está pasando", declaró este viernes Guido Montoya Carlotto, el nieto recién restituido de Estela de Carlotto, titular de la Abuelas de Plaza de Mayo, en su primera comparecencia pública junto a la mujer que lo buscó durante 36 años. "Soy Ignacio, o Guido", se presentó, el nieto recuperado número 114, que se declaró "conmocionado".
Horas antes, Ignacio Hurban colgó en su perfil de Twitter una foto con su abuela, Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, que pasó casi cuatro décadas buscando a su nieto. Hasta el lunes se llamaba Ignacio Hurban, pero este martes descubrió que también se llama Guido Montoya Carlotto. Y que fue secuestrado durante la última dictadura argentina (1976-1983). Su madre, Laura Carlotto, tendría hoy 60 años si no hubiese sido asesinada con 24. Guido es el nombre que ella le puso, aunque solo la dejaron estar cinco horas con él. Y Montoya es el apellido de su padre biológico, Walmir Óscar Montoya, al que su familia llamaba Puño.
El esperado encuentro entre Estela de Carlotto y Guido se celebró en la ciudad bonaerense de La Plata. Ella, de 83 años, acudió con sus otros tres hijos: Claudia —responsable de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi), que se ocupa de atender a las personas que desean averiguar de forma voluntaria si son hijos de desaparecidos apropiados durante la dictadura—; Remo —presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados—, y Kibo —secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires—. El nieto, de 36 años, acudió con su novia y con varios amigos. La reunión duró desde las tres de la tarde hasta las nueve y media de la noche. Y todo sucedió en la más estricta intimidad. Este viernes, está previsto que Guido comparezca en la sede de la asociación que preside su abuela.

“Tengo tres camioneros volviendo de Rusia y no sé qué hacer”

La empresa de Josep Presseguer es una de las damnificadas por el veto de Rusia a los productos europeos. Fruits de Ponent, de Lleida, destinaba el 25% de sus exportaciones al mercado ruso y, según ya teme su dueño, va a vivir una de las peores campañas que recuerdan: “Cada semana enviábamos un millón y medio de kilogramos de fruta a Rusia; ahora nuestro problema es saber si la fruta que hemos enviado esta semana ha llegado y qué pasa con la que tenemos preparada”. Muchos empresarios del sector de esta provincia se han visto atrapados por la prohibición de importaciones de una gran variedad de productos agroalimentarios de la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá decretada por Rusia.
Un empresario explica que la frontera con Rusia es un suplicio desde que comenzó el conflicto ucraniano
“Tengo tres camioneros jugándose la vida en la carretera cargados de fruta y que han quedado bloqueados en la aduana con Rusia; ahora están volviendo y no sé qué hacer con la mercancía”, se quejaba este viernes otro empresario que prefiere guardar el anonimato porque tiene a otros empleados en otros puntos conflictivos. Se encuentra entre enfadado y aterrado por la tajante decisión de Putin. “Tengo trabajadores que circulan incluso por zonas afectadas por el conflicto y encima les han obligado a dar la vuelta en la aduana”, aseguraba.
El empresario explica que la frontera con Rusia es un suplicio desde que comenzó el conflicto ucraniano: “Mis camioneros tienen que regresar y todavía no sé qué hacer con la mercancía”. La misma fuente sigue: “Desde que empezó esta guerra, los rusos están jugando con el pan de muchos de nosotros, nos bloquean los camiones, nos hacen esperar hasta cinco días, con una mercancía que es perecedera, excusándose en supuestos problemas burocráticos”.

M

Según la Asociación Empresarial de Fruta de Cataluña se producen 400.000 toneladas de melocotones y nectarinas en Cataluña. El 13% de estas toneladas, 50.000, se destinan directamente a Rusia. El consejero catalán de Agricultura, Josep María Pelegrí, advirtió este viernes que Pelegrí alertó que este porcentaje puede subir porque hay “muchísimas toneladas que se venden a Rumanía, Bélgica y a otros países que después le revenden a Rusia y que tampoco podremos vender”.
Por su parte, el director general de Afrucat, Manel Simon, considera que la decisión de Putin es un verdadero suicidio: “La limitación de las exportaciones provocará carencia de productos y precios muy elevados dentro del mercado ruso y la Unión Europea vivirá la otra cara de la moneda con precios a la baja”. El representante de la patronal catalana de la fruta admite que para el sector no existe “ahora mismo una alternativa viable” ya que la posibilidad de exportar a China no será efectiva hasta dentro de uno o dos años.
La limitación de las exportaciones provocará carencia de productos y precios muy elevados en Rusia", asegura el presidente de Afrucat
Pere Roqué, presidente de la Asociación de Empresarios Agrarios de Lleida y la Asociación agraria de jóvenes agricultores (AEALL-ASAJA), se lamenta por la carrera de obstáculos del sector: “Primero la crisis del precio, luego los franceses nos tiraban los camiones y ahora el veto de Putin”. Roqué insta a todas las administraciones a luchar porque “hay 25.000 puestos de trabajos directos o indirectos que pueden desaparecer por el bloqueo”.
El Presidente de la Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña, Ramon Sarroca, asegura que el sector de la fruta es “una catástrofe”.
Ninguno de los representantes del sector ve un clavo al que agarrarse. En el sindicato Unió de Pagesos, Xavier Gorgues, vaticina “una bajada de precios como nunca habremos vivido”.

La nueva mafia: extorsiones y Facebook

El 11 de abril de 2006, mientras Italia despertaba con un nuevo jefe de Gobierno de centroizquierda, Romano Prodi, los telediarios anunciabanel arresto del más poderoso de los padrinos. Bernardo Provenzano, un fantasma durante más de 40 años, cruento jefe de la Cosa Nostra, aparecía en público: era un viejo pequeño y blancuzco, vestido como un campesino, con una toalla alrededor del cuello y la mirada baja tras unas gafas rancias y empapadas. Carabinieri, Guardias de Finanzas y Policía acababan de irrumpir en su escondite, en medio de la campiña de Corleone. Solo había una mesa, una cama, una Biblia y una máquina de escribir donde El Tractor —apodo merecido por la violencia con la que zanjaba las vidas de sus enemigos— tecleaba sus pizzini, minúsculas hojas que difundía a través de cómplices para encargar estrategias, asesinatos y atentados. Así vivía el capo dei Capi, anciano, solo, escondido, cerrado y duro como una roca.
Ahora los jefecillos de la mafia contemporánea rompen la tradición, al silencio le sustituye un descaro exhibicionista que incluso los lleva a airear sus hazañas y su tren de vida peliculero en las redes sociales. Lo desvelaron en el semanal L’Espresso, los periodistas Piero Messina y Maurizio Zoppi: “Conjugamos calle y Red y finalmente dimos con los perfiles de Facebook, Instagram y Twitter de algunos de los mafiosos de Palermo. Por supuesto con nombres falsos, pero ninguna prudencia en las fotos y en las palabras”.
Desde allí daban órdenes, hacían alarde de su poder, vendían droga o amenazaban a quien no pagaba el pizzo, la tasa que las mafias exigen a empresarios y tenderos. “Son muy violentos, ostentan su riqueza con soberbia, como desafío al Estado y como método de ejercer el poder”.
Domenico Palazzotto. / L'ESPRESO
Domenico Palazzotto, ni 30 años, pelo negro y engominado, físico de quien frecuenta el gimnasio, actúa en el maremágnum digital como un Scarface de periferias. Su descaro hace añicos las más elementales cautelas. Cuando le coronan capo de su zona, el barrio de L’Arenella de Palermo, cuelga un vídeo de las celebraciones. El 15 de marzo escribe: “Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos”. Este versículo del Evangelio de Mateo es a la vez su lema y la doctrina de los nuevos jefecillos sicilianos, que además de un reto para los investigadores suena como un homenaje al capo supremo Matteo Messina Denaro, el último de los padrinos, sustituto de Provenzano, otro fantasma que los investigadores buscan desde hace dos décadas.
Tatuajes, pectorales depilados, gafas de sol chillonas, el arsenal digital del padrino contemporáneo se parece al de un concursante de Mujeres hombres y viceversa. Palazzotto se fotografía recostado en el asiento de una limusina sorbiendo champán. O tumbado en una embarcación lujosa mirando a cámara poniendo morritos. No faltan fotos de comidas a base de gambas, langostinos y champán. A su lado están el primo Calogero Filareto (también afiliado a la mafia, según la Fiscalía) y Salvatore D’Alessandro, soldado de la zona San Lorenzo: “¡A la salud de aquellos cuatro envidiosos y cornudos!”, exclama como glosa.
La Fiscalía no deja de trabajar y observarle. Por eso cuando el 23 de junio los magistrados encargaron el arresto de 95 personas por delitos vinculados con la Cosa Nostra, Palazzotto y sus colegas de diversión estaban entre ellas.
Cuando le convocan en el cuartel por hechos menores, a su regreso a casa se conecta a la Red y lanza su desafío a policía y magistrados: “Entre el decir y el hacer en el medio está el mar. Sois y vais a ser unos pobrecitos... con un puño de mosquitos en la mano... ja ja ja, estos cubos de mierda”. También usa las redes sociales para hacer proselitismo. Un aspirante a mafioso le comenta: “¿Cómo hago para entrar? Mando un currículo?”, bromea. “Sí, hermano, tenemos que evaluar tus antecedentes penales. Los que están limpios, no los fichamos”.
“La nueva mafia sin vértices firmes, en mano de los jóvenes, no es menos peligrosa de la antigua por ser más visible o naíf en la Red. Los jefecillos viven de extorsiones, tráfico de droga, tragaperras y salas de juego. Controlan el territorio con amenazas y pistolas, igual que sus padres y abuelos. Crecieron en hogares donde aprendieron que la devoción suprema se debe a la familia mafiosa. No tienen otro amor más hondo”, explica el periodista Messina.

Los 'narcojuniors' 2.0

JUAN DIEGO QUESADA, MÉXICO
Serafín Zambada.
José Rodrigo Aréchiga usaba pantalones ajustados que combinaba con camisas caras. Recostado en la cama de su dormitorio, pedía a unos músicos norteños que le recordaran a través de canciones lo maravilloso que era. Por lo que publicaba en sus cuentas de Instagram y Facebook, todo el que quisiera podía saber que el muchacho pedía a pares botellas de Moët Chandon en las discotecas, conducía un Porsche y, en las fiestas más señaladas, optaba por vestirse de esmoquin, por aquello de parecerse a James Bond. En unas zapatillas personalizadas grabó el apodo por el que todo el mundo le conocía: El Chino Ántrax.
Aréchiga era, según las autoridades, el jefe de sicarios de Los Ántrax, el brazo armado del cártel de Sinaloa, la organización criminal más longeva y poderosa de México. La policía holandesa lo detuvo en el aeropuerto de Ámsterdam en enero. Los investigadores solo tuvieron que seguir el rastro que El Chino iba dejando en redes sociales: visitas al estadio Santiago Bernabéu o estampas en las que se le ve empuñando un Ak-47. La proverbial discreción de los antiguos narcotraficantes es historia. Personajes como Vicente Carrillo Fuentes, alias El Señor de los Cielos, o Rafael Caro Quintero no escatimaban en lujos, pero se cuidaban de exponerse públicamente. Los jóvenes, en cambio, no tienen reparos en mostrar a todo el mundo una vida de derroche y desenfreno.
Los hijos de Joaquín El Chapo Guzmán, detenido en febrero, o los de Ismael El Mayo Zambada, su sustituto al frente de la organización de Sinaloa, también han mostrado en Twitter que les gusta el boxeo, el whisky Buchanan's y tener como mascotas a leopardos, que utilizan para cazar liebres. A estos muchachos se les conoce como narcojuniors, un término que hace 20 años se utilizó para referirse a los niños ricos de Tijuana que se unían al cartel de esa ciudad en busca de aventura. El lema de estos jóvenes, cuyo destino más próximo es la cárcel o el cementerio, sigue siendo el mismo: vive a toda prisa porque te queda poco tiempo.