tanto monta monta tanto olga maria a monago como a Carlos Muñoz eso si solo pilla a los del PP costa de nuestros impuestos, amor incondicional por la buxaca de los corruptos

.

.

lunes, 14 de julio de 2014

Doce playas sin colillas

Un paseo por la orilla, un chapuzón, coger color tumbado en la arena o resguardarse de los rayos solares bajo una protectora sombrilla, el sabor a salitre en la piel de su pareja, el sonido de las olas del mar… Si en la playa se pueden disfrutar placeres casi infinitos, ahora desaparece aquel que es uno para muchos ciudadanos: el tabaco.
Las colillas tardan diez años en desagradarse en el mar (más tiempo aún si se acumulan en la arena) y llevan la huella de los miles de componentes químicos que contiene un cigarro, como la nicotina y el alquitrán, lo que supone un “grave peligro de salud e incluso la muerte” para los animales marinos que puedan ingerirlas, tal como apunta Víctor Mitjanf, miembro de la Fundación para la Prevención de los Residuos. Los ayuntamientos españoles empiezan a ver el problema y habilitan playas sin humo.
“La exposición de los niños al humo del tabaco debe ser cero”, explica Francisco Camarelles desde el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo, quien también recuerda que la prohibición de fumar en lugares públicos está presente en parques infantiles. "Sin embargo, la razón no es solo eliminar el humo de segunda mano de las costas sino, principalmente, las colillas", asegura el concejal de Medio Ambiente del municipio pontevedrés de Baiona.
El ayuntamiento gallego, una de las tres localidades españolas con playas sin humo, adoptó esta medida en 2012 en dos de sus playas y, debido a la buena acogida por parte de los ciudadanos, la ha extendido a cuatro: A Ribeira, A Grandeira, Os Frades y, por primera vez este verano, también A Concheira. “Son playas semiurbanas y muy familiares”, argumenta el edil, que continúa: “La iniciativa no incluye multas, para evitar polémicas”. Si bien el humo del tabaco es el protagonista de esta decisión, no hay mención al famoso cigarrillo electrónico, al tratarse de un producto nuevo y que no deja residuos en la arena y en el mar.
También el e-cigarette, como lo llaman sus usuarios, vive en un limbo legal en Sant Feliu de Guíxols, en Girona, donde sí existe una sanción económica por encender un cigarro en la arena, que puede llegar a los 300 euros, explica David Miret, técnico de Medio Ambiente de la localidad. Ellos implantaron esta medida en 2012, pero siguiendo un modelo distinto: habilitando zonas de no fumadores en las playas de Sant Feliu y Sant Pol, para facilitar la convivencia entre bañistas con hábitos distintos.
El patrón que siguió el municipio canario de Mogán también incluye multas, pero no se limita a playas concretas, sino que abarca todos los arenales del ayuntamiento (seis en total).
Tres localidades, doce playas y tres formas distintas de nadar sin humo que están teniendo buena acogida por parte de fumadores y no fumadores, según Rodal, que, con los datos de las encuestas de estos últimos años, da cuenta de la “alta satisfacción” que ha tenido la iniciativa por parte de los bañistas.

Tuenti duplicó en 2013 sus pérdidas hasta los 24 millones de euros

Tuenti, propiedad de Telefónica, duplicó sus pérdidas en 2013, el ejercicio que supuso su despegue como operador móvil virtual (OMV) como actividad principal en detrimento del de la red social. En concreto, la empresa fundada por Zaryn Dentzel registró unas pérdidas netas en 2013 de 24 millones de euros, frente a los 11,3 millones en números rojos consignados en 2012, según los datos del Registro Mercantil de Telefónica Móviles, de quien depende formalmente Tuenti.
La empresa, creada en 2006 como red social para adolescentes, fue adquirida en julio de 2010 por Telefónica, que pagó 71,8 millones de euros por hacerse con el 91,2% del capital, pero no comenzó a consolidar en las cuentas del grupo hasta el ejercicio de 2011. En noviembre de 2013, Telefónica se hizo con el 100% del capital, al adquirir el porcentaje restante que estaba en manos de socios minoritarios entre los que figuraban empleados y directivos de esta, entre ellos Zaryn Dentzel, que ejercitaron su opción de venta. Según desvelan las cuentas de 2013, Telefónica pagó 7 millones de euros por ese porcentaje adicional. De esta forma, el importe total para el grupo por la firma tecnológica ha sido de 79 millones de euros.
Según fuentes de Telefónica, gran parte de esos resultados negativos de Tuenti se ven afectados por el fuerte impacto de las tarifas mayoristas que paga a Telefónica Móviles por usar su red, pero que la aportación de la OMV a las cuentas del grupo comienza a ser positiva, y mejorará a medida que vaya cumpliendo su plan de negocio como OMV.
Tuenti ha recibido desde el comienzo un fuerte apoyo financiero de Telefónica, que se ha redoblado en 2013. A 31 de diciembre de 2012, tenía un préstamo participativo de Telefónica Móviles de 4,2 millones de euros. Durante 2013, se firmaron varias adendas para ampliar el mismo en 19,2 millones y a cierre de 2013 el importe total se elevaba a 24,19 millones de euros, con vencimiento de 30 de noviembre de 2015. A este préstamo hay que sumar la línea de crédito que tiene con Grupo Telefónica Finanzas (Telefisa) con un límite de 17 millones de euros. Tuenti, como otras start up, nunca ha sido rentable y acumula unas pérdidas de 62,4 millones desde su fundación en 2006.
Amplió en 19,2 millones el préstamo de Telefónica Móviles
La compañía, que declara 200.000 clientes activos en España y 200 empleados, ha comenzado a funcionar como operador móvil en México y pretende llegar a dos nuevos mercados más en Latinoamérica este año. Además de la internacionalización, su nueva estrategia es centrarse en los datos y las llamadas por Internet, para las que acaba de sacar su plan de tarifas Voz Digital.
En cuanto a Móviles, los ingresos por servicios se redujeron un 16% respecto a 2012 hasta los 4.571 millones de euros, aunque la mayor caída se produjo en la venta de terminales, que descendió un 46,4% hasta los 541,7 millones de euros, fruto de la política de eliminar los subsidios a los móviles para concentrarse en ofrecer mejores tarifas. Los ingresos de roaming se redujeron en un 5,9% interanual hasta alcanzar los 110,9 millones de euros. El resultado neto en 2013 fue de 994 millones de euros, un 7,9% menos que en el ejercicio anterior afectado por la fuerte competencia y la caída precios, aunque mejoró su cartera de contrato y el balance de portabilidad, según señala la compañía.
Por su parte, Telefónica de España se convirtió en la filial que más dividendos aporta a la matriz, superando a Telefónica Latinoamérica, ya que destino 1.999 millones de euros, el 99,9% de sus beneficios.
La antigua matriz registró en 2013 un beneficio de 2.000 millones de euros un 7,9% más que en el ejercicio anterior, y se convirtió también en la más rentable del grupo. No obstante, los resultados de Telefónica de España y Móviles están afectados por ingresos cruzados como el paquete Fusión, que incluye telefonía fija, móvil, Internet y televisión.

Comienzan las operaciones para reflotar el ‘Costa Concordia’

El Costa Concordia, el crucero siniestrado en 2012 frente a la isla italiana del Giglio (centro) y que causó la muerte de 32 personas, ha comenzado a ser reflotado a las 06.00 hora peninsular en España, informaron las autoridades implicadas en las operaciones de la nave.
A lo largo de este lunes está previsto que la embarcación sea reflotada dos metros por encima de la línea de agua.  Posteriormente será trasladada a 30 metros mar adentro en dirección este, agregó un comunicado.
La de este lunes es la primera de las operaciones de reflote que durarán entre seis y siete días, dependiendo de las condiciones meteorológicas. Será la penúltima etapa de un proyecto destinado a desencallar, enderezar, reflotar y desguazar este barco, cuyo naufragio en 2012provocó la muerte de 32 de las 4.229 personas que viajaban a bordo y cuyos restos permanecen aún frente a las costas de la isla toscana.
Tras su completo reflote, el Costa Concordia será trasladado a la ciudad de Génova, donde se procederá a su desmantelamiento, tal y como anunció el primer ministro italiano, Matteo Renzi, el pasado 30 de junio. De este modo y ayudada por varios remolcadores, la embarcación recorrerá 200 millas náuticas (370 kilómetros) a una velocidad de dos nudos (3,7 kilómetros por hora).
El pasado 13 de enero de 2012, el Costa Concordia naufragó tras colisionar con un escollo frente a las costas de la isla italiana de Giglio, en el mar Tirreno. Posteriormente, la naviera admitió que el naufragio se produjo después de que el capitán del barco, Francesco Schettino, se acercara demasiado a la costas, variando así la ruta establecida.
Schettino actualmente afronta un proceso judicial en el que se le acusa de homicidio culposo múltiple, abandono de la nave y naufragio, así como de no haber informado inmediatamente a las autoridades portuarias de la colisión

La cuarta estrella alemana niega el Olimpo a Messi

Si antes temíamos a una Alemania que arrollaba con futbolistas con cara de hombres, esta Mannschaft, en cambio, levanta su cuarto Mundial gracias a un diablo imberbe con rostro de niño. Mario Götze personifica el cambio llevado a cabo por el fútbol alemán, el camino que escogió para llegar a este lugar. Es su Iniesta. Alemania lo ha hecho sin estridencias, ni soflamas del pasado. Basta la palabra justa de Joachim Löw, un seleccionador que responde también a la altura institucional que exige el cargo, y basta el juego. Merece, pues, este título. También lo habría hecho Argentina después de una gran final, enfrentada siempre al combate emocional que dejó el idilio con Maradona. Ya está bien de compararles. Su derrota deja a Messi incompleto. La edad de la inocencia pasó hace tiempo. Tiene cara de hombre. [Narración y estadísticas]
El cuarto título de Alemania carga un mensaje, con independencia del desarrollo de una final cargada de alternativas: vence el centro del campo. Eliminada España, era la gran reserva de ese espacio donde no sólo se decide ganar, sino cómo ganar. Con su victoria, Alemania desafía, además, a la propia historia, al tratarse del primer equipo europeo que gana un Mundial en este continente, en esta ocasión bajo la mirada del Cristo Rendentor. Leo Messi no tuvo su condescendencia, intermitente, con algún episodio de vómitos y la mirada perdida en el desenlace, pero altivo, sin descomponerse. Aunque hoy no lo crea, es ya uno de los grandes. Tampoco Alfredo Di Stéfano o Johan Cruyff ganaron el Mundial y tienen un sitio en el altar. Lo dirá la historia, el futuro, aunque el presente sea la arrebatadora fuerza que empuja a Götze. Es lo que tiene la juventud: un solo gesto enamora.
Todo lo que ese presente dice de Alemania es excelente, por su perseverancia y su paciencia, por su fe en un tipo de juego que la última temporada parecía fumigar, como si el fútbol se sometiera a la implacable ley del péndulo que marca los ciclos de la historia. A la baja el Barcelona, eliminada España y hasta masacrado en Europa el proyecto de Pep Guardiola en Múnich, parecía que los tiempos de la posesión habían pasado. El título mundial, en cambio, acaba en manos de quien más la protege, aunque a veces sea también de forma estéril, como en el inicio de la final en Maracaná. Nos falta memoria. También España necesitó de la prórroga para levantar su título. Esta Alemania que tanto la ha temido y admirado, cayó entonces a sus pies, a los del Puyol homenajeado en Brasil, en el templo de su fútbol. Que ejemplo, que justo.

La grandeza de Argentina

Argentina, por el contrario, está triste, mucho, pero debe sentirse orgullosa de su final. Después de un torneo irregular, jugó en Maracaná con grandeza. Fue fuerte, fue sólida y fue ambiciosa, como demostraron los cambios de su entrenador, Alejandro Sabella. Lo mismo sucedió con los ordenados por Löw, determinados ambos en la búsqueda de la victoria después de un inicio muy táctico. Schürrle y Götze, los dos que hizo el técnico alemán, fabricaron la acción del gol, en la segunda parte de la prórroga.
Higuaín dispara fuera en una ocasión inmegorable.
Higuaín dispara fuera en una ocasión inmegorable.  AFP
Dos lesiones, sin embargo, trastocaron sus planes, aunque en un caso, Di María, era predecible. La de Khedira fue un contratiempo. Löw escogió a Kramer, pero un mareo le obligó a tomar una rápida decisión. Fue Schürrle. Providencial. Más profundo, el delantero hizo más agresiva a Alemania, expuesta hasta entonces en los balones perdidos. El más peligroso, de Kroos, dejó a Higuaín en un mano a mano con el que va a tener pesadillas toda su vida. Cuando tenía tiempo para envolver el gol, para gestionar el remate, lanzó de primera y mal. Lo hizo sin mirar, porque muchas veces no lo necesita, pero en esta ocasión parece que lo hizo por querer evitar la visión de Neuer. Con los brazos abiertos, el portero es como un cóndor. Higuaín se tocó el tobillo en busca de una explicación o una coartada al fallo, porque en realidad no hay forma de tocarse el alma. Ahí le duele y le duele.
La ocasión no había sido el único aviso para Alemania, con una peor interpretación del partido inicialmente. Por combinación, le costaba un mundo limpiar el espacio a sus delanteros. La alternativa era la velocidad, pero para ello debía fallar el rival. Cuando lo hizo, Özil ganó el lugar, cedió atrás y Schürrle provocó que Romero desenfundara la mano de Dios que para los argentinos es lo más parecido al brazo incorrupto de Santa Teresa. Lo hizo más veces este portero cuya vida tanto ha cambiado en Brasil, hasta que apareció el diablo. Esas acciones anteriores demostraban que, en un partido tan táctico en su inicio, el mayor tesoro no era el balón, sino el espacio.
Argentina lo había entendido antes que Alemania, y eso es mucho decir para los futbolistas de un país educado en el juego al pie y donde se quiere más a la pelota que al fútbol, como siempre dice Jorge Valdano. Sabella ordenó un repliegue muy inteligente, con el jefecito Mascherano como boya, y escaló a Messi e Higuaín. Lavezzi, en la derecha, era un centrocampista más. A partir del descanso, cambió y puso en el campo a Agüero. O es parte de un pacto o quiso hacer más efectiva la pegada, dado que la de Higuaín no era redonda. Más adelante, el jugador del Nápoles dejó su sitio a Palacio. Sabella añadió en el desenlace a Gago, en busca de más vuelo, pero el mediocentro no lo tuvo. Realmente nunca fue así en los partidos grandes.

Messi en su sitio

Schweinsteiger, con un corte en la cara tras un golpe de Agüero.
Schweinsteiger, con un corte en la cara tras un golpe de Agüero. REUTERS
Fuera como fuera, había riesgos, pero lo cierto es que fue poco después de ese cambio del Kun cuando Messi estuvo en el lugar esperado. Biglia lo habilitó en la carrera y disparó cruzado, pero el balón no quiso ir a un encuentro con el destino. Tampoco lo había hecho poco antes del descanso, en un remate tremendo al palo de Höwedes que hizo callar a la hinchada albiceleste, una marea en Río. Una ocasión perdida para Alemania, pero la certeza de que el partido le ofrecería alternativas.
La prórroga constató lo que los cambios decían. Nada de especulación. Götze inventó una diablura y Schürrle lanzó a quemarropa pero directo a Romero. En la contra, se equivocó Agüero y Palacio probó un globo para salvar la envergadura de Neuer. Mientras la hinchada esperaba la aparición de Messi, con la mirada perdida, Schürrle encontró a Götze, que definió la final con un talento descomunal, por el control y el golpeo. Es el rasgo de la nueva campeona. Es la fuerza que viene.

La cuarta estrella alemana niega el Olimpo a Messi

Si antes temíamos a una Alemania que arrollaba con futbolistas con cara de hombres, esta Mannschaft, en cambio, levanta su cuarto Mundial gracias a un diablo imberbe con rostro de niño. Mario Götze personifica el cambio llevado a cabo por el fútbol alemán, el camino que escogió para llegar a este lugar. Es su Iniesta. Alemania lo ha hecho sin estridencias, ni soflamas del pasado. Basta la palabra justa de Joachim Löw, un seleccionador que responde también a la altura institucional que exige el cargo, y basta el juego. Merece, pues, este título. También lo habría hecho Argentina después de una gran final, enfrentada siempre al combate emocional que dejó el idilio con Maradona. Ya está bien de compararles. Su derrota deja a Messi incompleto. La edad de la inocencia pasó hace tiempo. Tiene cara de hombre. [Narración y estadísticas]
El cuarto título de Alemania carga un mensaje, con independencia del desarrollo de una final cargada de alternativas: vence el centro del campo. Eliminada España, era la gran reserva de ese espacio donde no sólo se decide ganar, sino cómo ganar. Con su victoria, Alemania desafía, además, a la propia historia, al tratarse del primer equipo europeo que gana un Mundial en este continente, en esta ocasión bajo la mirada del Cristo Rendentor. Leo Messi no tuvo su condescendencia, intermitente, con algún episodio de vómitos y la mirada perdida en el desenlace, pero altivo, sin descomponerse. Aunque hoy no lo crea, es ya uno de los grandes. Tampoco Alfredo Di Stéfano o Johan Cruyff ganaron el Mundial y tienen un sitio en el altar. Lo dirá la historia, el futuro, aunque el presente sea la arrebatadora fuerza que empuja a Götze. Es lo que tiene la juventud: un solo gesto enamora.
Todo lo que ese presente dice de Alemania es excelente, por su perseverancia y su paciencia, por su fe en un tipo de juego que la última temporada parecía fumigar, como si el fútbol se sometiera a la implacable ley del péndulo que marca los ciclos de la historia. A la baja el Barcelona, eliminada España y hasta masacrado en Europa el proyecto de Pep Guardiola en Múnich, parecía que los tiempos de la posesión habían pasado. El título mundial, en cambio, acaba en manos de quien más la protege, aunque a veces sea también de forma estéril, como en el inicio de la final en Maracaná. Nos falta memoria. También España necesitó de la prórroga para levantar su título. Esta Alemania que tanto la ha temido y admirado, cayó entonces a sus pies, a los del Puyol homenajeado en Brasil, en el templo de su fútbol. Que ejemplo, que justo.

La grandeza de Argentina

Argentina, por el contrario, está triste, mucho, pero debe sentirse orgullosa de su final. Después de un torneo irregular, jugó en Maracaná con grandeza. Fue fuerte, fue sólida y fue ambiciosa, como demostraron los cambios de su entrenador, Alejandro Sabella. Lo mismo sucedió con los ordenados por Löw, determinados ambos en la búsqueda de la victoria después de un inicio muy táctico. Schürrle y Götze, los dos que hizo el técnico alemán, fabricaron la acción del gol, en la segunda parte de la prórroga.
Higuaín dispara fuera en una ocasión inmegorable.
Higuaín dispara fuera en una ocasión inmegorable.  AFP
Dos lesiones, sin embargo, trastocaron sus planes, aunque en un caso, Di María, era predecible. La de Khedira fue un contratiempo. Löw escogió a Kramer, pero un mareo le obligó a tomar una rápida decisión. Fue Schürrle. Providencial. Más profundo, el delantero hizo más agresiva a Alemania, expuesta hasta entonces en los balones perdidos. El más peligroso, de Kroos, dejó a Higuaín en un mano a mano con el que va a tener pesadillas toda su vida. Cuando tenía tiempo para envolver el gol, para gestionar el remate, lanzó de primera y mal. Lo hizo sin mirar, porque muchas veces no lo necesita, pero en esta ocasión parece que lo hizo por querer evitar la visión de Neuer. Con los brazos abiertos, el portero es como un cóndor. Higuaín se tocó el tobillo en busca de una explicación o una coartada al fallo, porque en realidad no hay forma de tocarse el alma. Ahí le duele y le duele.
La ocasión no había sido el único aviso para Alemania, con una peor interpretación del partido inicialmente. Por combinación, le costaba un mundo limpiar el espacio a sus delanteros. La alternativa era la velocidad, pero para ello debía fallar el rival. Cuando lo hizo, Özil ganó el lugar, cedió atrás y Schürrle provocó que Romero desenfundara la mano de Dios que para los argentinos es lo más parecido al brazo incorrupto de Santa Teresa. Lo hizo más veces este portero cuya vida tanto ha cambiado en Brasil, hasta que apareció el diablo. Esas acciones anteriores demostraban que, en un partido tan táctico en su inicio, el mayor tesoro no era el balón, sino el espacio.
Argentina lo había entendido antes que Alemania, y eso es mucho decir para los futbolistas de un país educado en el juego al pie y donde se quiere más a la pelota que al fútbol, como siempre dice Jorge Valdano. Sabella ordenó un repliegue muy inteligente, con el jefecito Mascherano como boya, y escaló a Messi e Higuaín. Lavezzi, en la derecha, era un centrocampista más. A partir del descanso, cambió y puso en el campo a Agüero. O es parte de un pacto o quiso hacer más efectiva la pegada, dado que la de Higuaín no era redonda. Más adelante, el jugador del Nápoles dejó su sitio a Palacio. Sabella añadió en el desenlace a Gago, en busca de más vuelo, pero el mediocentro no lo tuvo. Realmente nunca fue así en los partidos grandes.

Messi en su sitio

Schweinsteiger, con un corte en la cara tras un golpe de Agüero.
Schweinsteiger, con un corte en la cara tras un golpe de Agüero. REUTERS
Fuera como fuera, había riesgos, pero lo cierto es que fue poco después de ese cambio del Kun cuando Messi estuvo en el lugar esperado. Biglia lo habilitó en la carrera y disparó cruzado, pero el balón no quiso ir a un encuentro con el destino. Tampoco lo había hecho poco antes del descanso, en un remate tremendo al palo de Höwedes que hizo callar a la hinchada albiceleste, una marea en Río. Una ocasión perdida para Alemania, pero la certeza de que el partido le ofrecería alternativas.
La prórroga constató lo que los cambios decían. Nada de especulación. Götze inventó una diablura y Schürrle lanzó a quemarropa pero directo a Romero. En la contra, se equivocó Agüero y Palacio probó un globo para salvar la envergadura de Neuer. Mientras la hinchada esperaba la aparición de Messi, con la mirada perdida, Schürrle encontró a Götze, que definió la final con un talento descomunal, por el control y el golpeo. Es el rasgo de la nueva campeona. Es la fuerza que viene.

¿Cómo puede una empresa subir un 23.000% en un mes?

Una semana después de que en España se conociera que el consejero delegado Gowex había falseado las cuentas de la empresa durante los últimos años, el regulador bursátil estadounidense, la SEC, decidió suspender la cotización deCynk Technology  (Cynkpor) por "transacciones potencialmente manipuladoras”.
En el último mes los títulos de la empresa han subido un 23.000%, al pasar de los 6 centavos de dólar a 13,90 dólares, justo antes de que fuera suspendida en el mercado over the counter de la Bolsa estadounidense. La empresa gestiona la red social IntroBiz, fundada en 2009, que permite conectar a personas con famosos como Nicole Kidman y Johnny Deep por 50 dólares.
La compañía declara tener su sede en la capital de Belice, conun solo empleado, que firma los documentos de la empresa como Marlon Sanchez, y que ejerce de consejero delegado, presidente, director financiero y secretario. Sanchez además controlaba a junio de 2013 el 72% del capital de la empresa. En los últimos resultados trimestrales publicados por Cynk, en noviembre de 2013, la empresa desveló que había tenido unas pérdidas de 1.500 millones de dólares y que no había tenido ningún ingreso en los nueve primeros meses del año.
La Comisión de Mercado de Valores (SEC) anunció que la “suspensión temporal” de las operaciones con los valores de Cynk se extiende desde el pasado viernes al próximo 24 de julio. Una decisión que se ha adoptado por las “preocupaciones relacionadas con la exactitud e idoneidad” de la información suministrada a los mercados “y transacciones potencialmente manipuladoras” con los títulos de la firma.
La empresa tenía su sede en la Suite 400 del edificio de oficinas Matalon de la capital de Benice, habitación que según han confirmado desde el inmueble a Bloomberg nunca ha existido.

El número de españoles que no supera el salario mínimo se duplica

Su camiseta tiene estampados dos botes de un perfume llamado Número 5, pero no es de Chanel. Ana Crespo, de 58 años, empezó a trabajar de limpiadora en una clínica madrileña el pasado día 1. Será por poco tiempo, hasta el próximo 28 de agosto, y cobrará 750 euros al mes. Son muchos los meses que lleva intentando encontrar un empleo. El último se le acabó en septiembre, cuando limpió de nuevo durante el verano en un hospital. Desde entonces busca y no encuentra. ¿Demasiados años? ¿Demasiada poca formación? Crespo no estudió. Trabajó para su marido “sin cotizar”, añade. Se divorció y empezó a buscar trabajo. Ha sido cocinera, ha atendido una pastelería y ha cuidado a personas mayores. Desde hace un tiempo solo encuentra sustituciones veraniegas. Para reducir sus gastos, se ha mudado a vivir a casa de su hijo y su nuera.
Son los últimos del mercado laboral. Ganan como máximo el salario mínimo interprofesional, 9.034,20 euros anuales, prácticamente congelado desde 2011. Muchos ganan menos pues trabajan por horas; no logran un puesto a jornada completa. En 2004, seis de cada 100 personas estaban en esta situación; en 2012 eran 12,25 de cada 100, según la última Encuesta Anual de Estructura Salarial. En Europa, solo Rumanía y Grecia superan a España en riesgo de pobreza de los trabajadores. El Gobierno insistió al presentar su reforma fiscal en la rebaja que supone para las rentas más bajas, pues conoce la merma salarial que están sufriendo. Su reforma laboral, que facilita las bajadas salariales en la renegociación de los convenios, ha provocado una reacción en cadena y ha reducido los sueldos en las categorías inferiores. Pero podía ser peor: el Círculo de Empresarios querría que se pudiera rebajar el salario mínimo a quienes no tienen formación.
Jesús Ricardo Dulce, ecuatoriano de 22 años, reparte publicidad. Trabaja tres horas diarias y cobra 250 euros. /ÁLVARO GARCÍA
“Ha habido un ajuste estructural de los empleos que requerían poca cualificación”, cuenta Carlos Martín, del Gabinete Económico de CC OO.“Al desplomarse la construcción, esos empleos se han perdido. Algunas personas se han marchado de España pero la mayoría sigue aquí. Y está aumentando la presión sobre los trabajos menos cualificados”. Además, según Antonio Ferrer, secretario de Acción Sindical de UGT, se está produciendo un aumento del trabajo a tiempo parcial y de la temporalidad. La mayoría de quienes cobran esa cantidad son mujeres (el 68%). Los sectores más afectados, según Martín, son la hostelería, el servicio doméstico y la agricultura (los dos últimos no figuran en la encuesta).
Isabel, 25 años, masajista, es de San Lorenzo del Escorial (Madrid). Su contrato resume la picaresca habitual en el mercado laboral: en él figura que trabaja cuatro horas diarias, pero en realidad trabaja siete. “Cobro 450 cochinos euros”, dice con despecho.
Lo que le ha sucedido a Isabel (que no quiere dar su apellido), es cada vez más habitual. “Hay una proporción desconocida a los que les hacen contratos a tiempo parcial falsos, pues trabajan toda la jornada”, diceLuis Garrido, catedrático de Estructura Social de la UNED, que lleva 30 años estudiando las escalas inferiores del mercado laboral. “Como no les pueden pagar menos del mínimo, es la solución que han encontrado”.
Jesús Ricardo Dulce, de 22 años, llegó a España desde Ecuador a los 12 años. Reparte publicidad junto a una parada de metro. Empezó a trabajar a los 16 años. Ha sido ayudante de jardinero, chico de la limpieza en obras y camarero. Echa tres horas diarias y cobra 250 euros al mes. “Es el primer empleo en el que cotizo”, puntualiza. Como la mayoría de los que trabajan tan pocas horas, hace otras tareas. De vez en cuando trabaja en un restaurante en el que cobra 30 euros por jornada. “Una miseria. Lo hago por las propinas”. Puntualmente hace fotos de eventos (por 60 euros). Sumando todo logra unos 500 euros al mes, la mitad en negro.
“El problema se resume en que estamos echando a los menos cualificados del mercado porque los costes completos de su salario no dan para cubrir su productividad, que es muy bajita”, sostiene Garrido. “Y solo hay tres modos de reducir este coste: bajarles el IRPF, que ya se ha hecho, bajar su seguridad social y quitar las subvenciones, pero estas dos últimas medidas son muy impopulares”.
Los sectores más afectados son hostelería, servicio doméstico y la agricultura"
Carlos Martín, de CC OO
Los jóvenes son uno de los grupos más afectados por la degradación del mercado laboral español. Y no faltan las quejas por los nuevos contratos de formación que aprobó el Gobierno en 2012. Marina, de 25 años, empieza estos días su tercer contrato seguido de formación en dos años. Esta malagueña trabaja 36 horas a la semana de cajera de supermercado y cobra 530 euros al mes. “En mi vida he cobrado tan poco”, dice.
“Se supone que estos contratos los hacen a gente sin cualificación profesional pero yo tengo un FP de grado medio en comercio y marketing”, continua Marina, que no quiere decir su apellido. “Aun así me han hecho este contrato. Una de las condiciones es que solo te lo pueden hacer una vez por cada tipo de empleo. Como ya había sido dependienta me contrataron de cajera”. “El 15% del tiempo de trabajo debería dedicarse a unas horas lectivas, pero eso no se cumple nunca”, dice enfadada. “Los libros, que al menos te los dan, los lees luego en tu tiempo libre”. Vive con su pareja que cobra mil euros y pagan 325 euros de alquiler. A veces él le deja dinero. “Nos apetece tener hijos pero hoy en día es muy complicado”, continúa. “Aparte de que cobras poco, los trabajos no duran. Siempre llega un familiar al que quieren contratar y te echan”.
Aunque les afecta mucho menos que al resto, algunos licenciados también sufren la precarización de los sueldos. “El aumento del paro de los universitarios es novedoso y parte se explica por el descenso del empleo en el sector público, que desde 2010 está disminuyendo, cosa que no había hecho en las otras crisis, ni al principio de ésta”, dice Garrido.
“El coste de los menos cualificados no cubre su baja productividad”
Luis Garrido, de la UNED
Isabel, de 45 años, profesora en la Universidad de Barcelona (no da apellido ni la facultad en la que trabaja para preservar su identidad) cobra 530 euros al mes como profesora asociada por 12 horas semanales. Afirma que su contrato se creó para facilitar la entrada a la universidad a profesionales reconocidos. “Pero hemos entrado muchos exalumnos por esta vía”. Es empleada pública y aspiraba a ser algún día funcionaria, pero su objetivo se aleja. “Para reducir la plantilla nos han empezado a pedir que demostremos que tenemos otro empleo por el que estamos pagando a la seguridad social. Estuve mucho tiempo buscando trabajo. Incluso durante dos meses limpié en casa de una señora. Ahora doy clases como autónoma en una escuela privada donde saco 1.500 euros al año y me ha dado de alta a media jornada un amigo de la familia. Es un cuento, yo no trabajo ahí, y pago yo misma los 87 euros que cuesta mi cotización. No tengo hijos ni mascotas y vivo en un piso que era de mi abuela gracias a que mis dos hermanos no me cobran alquiler. A mi edad no confío en que pueda conseguir un empleo mejor en España. Vivo con lo mínimo. Menos mal que mi novio me invita muchas veces”.