tanto monta monta tanto olga maria a monago como a Carlos Muñoz eso si solo pilla a los del PP costa de nuestros impuestos, amor incondicional por la buxaca de los corruptos

.

.

jueves, 7 de noviembre de 2013

715,217 Visitantes de AUGIRONA


Los Angeles: Internet gratis a todos sus habitantes

Los planes gratuitos tendrían una velocidad entre los 2Mbps y 5 Mbps, pero pagando uno podría acceder a planes que llegarían hasta 1Gbps.
La ciudad de Los Angeles en California, Estados Unidos, planea lanzar uno de los proyectos públicos más ambiciosos respecto al acceso a Internet en el mundo, con la meta de entregar conexión de fibra óptica a sus 3,5 millones de residentes y todos sus locales comerciales.
El próximo mes la ciudad publicará los términos de la licitación del proyecto “que requerirá conectar con fibra óptica cada hogar, cada negocio y cada entidad gubernamental dentro de los límites de la ciudad de Los Angeles”, por lo que ya descartaron Google Fiber precisamente por no ofrecer su producto a los negocios, sino que solo a los hogares.
Se espera que el proyecto tenga un costo entre US$ 3.000 y 5.000 millones, y ofrecería acceso gratis a Internet a una velocidad entre los 2Mbps y 5 Mbps, los que posiblemente podrían ser costeados mediante publicidad; y varios planes pagados con distintas velocidades hasta llegar a 1Gbps.
La idea de la ciudad es que el proyecto sea pagado por la empresa que postule a la licitación, la que deberá ofrecer su servicio a cualquier persona que lo solicite, incluso a su competencia en el mercado, porque la idea no es crear un monopolio.
La empresa ganadora de la licitación, además de contar con las facilidades que entregaría la administración de la ciudad para instalar los cables de fibra óptica, también podrían acceder al negocio que significaría administrar los 24 datacenters con los que cuenta la ciudad, quienes desean modernizarlos para que sean capaces de soportar desastres naturales.

TRUCO DE MAGIA

España detecta un caso importado del nuevo coronavirus

Las autoridades sanitarias han detectado el primer caso de nuevo coronavirus en España. Se trata de una mujer de 61 años de origen marroquí y residente en España, que en octubre había viajado a Arabia Saudí, donde, al parecer, se infectó. La afectada, que está ingresada en el hospital Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid) desde el 1 de noviembre, sufre un cuadro de neumonía con un problema respiratorio severo, aunque no corre peligro. Su pronóstico, informó ayer el Ministerio de Sanidad, es “favorable y estable”. El departamento de Ana Mato asegura que un caso importado, como el detectado en Madrid, y en el que se han establecido medidas de control, “no supone riesgo para la salud pública en España”.
El ministerio y la Comunidad de Madrid están ahora identificando a los contactos más estrechos de la paciente para comprobar que no están infectados por el nuevo coronavirus. De momento, explicó ayer una portavoz de Sanidad, no se ha detectado a nadie con síntomas de infección. La mayoría de las personas afectadas por el patógeno, que se transmite por el aire y por el contacto, padecen enfermedad respiratoria aguda, fiebre, tos y dificultad para respirar. “Este virus produce síntomas clínicos suaves en personas con un estado sanitario normal. Aunque a aquellos con algún problema médico previo, como insuficiencia renal, diabetes o algún tipo de inmunosupresión, puede ocasionarles problemas graves o incluso la muerte”, explica el virólogo Luis Enjuanes, profesor de investigación del CSIC.
El llamado nuevo coronavirus o coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Próximo (MERS-CoV) fue detectado por primera vez en verano de 2012 en Arabia Saudí. Se trata de una cepa de coronavirus —un patógeno que pertenece a una extensa familia de virus que pueden causar desde resfriado común hasta inmunodeficiencia respiratoria y renal— que nunca antes se había identificado en humanos ni en animales. Desde que las autoridades sanitarias identificaron el MERS-CoV, se han detectado 160 casos, 64 de ellos mortales, según los datos epidemiológicos de la Organización Mundial de la Salud, que agrupa las cifras que los países están obligados a reportar. La mayoría —130— se ha producido en la península arábiga, donde está su foco.
Enjuanes, cuyo laboratorio trabaja en un candidato a la vacuna para este patógeno, explica que aunque su transmisibilidad es más reducida que la del virus de la gripe, es “preocupante” para la población con problemas de salud. “Tiene un 50% de mortalidad”, dice. Sin embargo, responde bien al tratamiento con una combinación de antivirales.
El de España no es el primer caso de nuevo coronavirus hallado en Europa. Reino Unido, Alemania, Francia e Italia también han detectado el patógeno en personas que habían viajado a la zona afectada. Enjuanes y otros expertos creen que en los próximos días se podrían detectar otros casos de este virus importados, ya que en octubre miles de personas viajaron a La Meca (Arabia Saudí) para la peregrinación anual. Las autoridades sanitarias internacionales no aconsejan, de momento, que se hagan cribados especiales en los puntos de entrada a los países donde se ha detectado la enfermedad.

Los forenses apuntan al envenenamiento con polonio en la muerte de Arafat

Los resultados de uno de los tres análisis forenses a las muestras tomadas al cadáver del líder palestino Yaser Arafat el año pasado, entregados esta semana a la Autoridad Palestina y a su viuda, demuestran que se encontraron en ellas restos anormalmente altos de polonio radioactivo, sobre todo en la caja torácica y la pelvis. Los científicos del Centro Universitario de Medicina Legal en Suiza dicen haber identificado en los restos examinados niveles de polonio al menos 18 veces más elevados de normal y mantienen con un 83% de seguridad que Arafat había sido contaminado con ese material, lo que ha reabierto las especulaciones sobre un posible asesinato.
Arafat comenzó a presentar síntomas de trastorno gastrointestinal el 12 de octubre de 2004. Pronto desarrolló también trombocitopenia, una disminución de las plaquetas en el torrente sanguíneo, y hemorragias internas. Días después fue trasladado desde Cisjordania a un hospital militar de parís, donde entró en coma y falleció el 11 de noviembre del mismo año. En 2011, la cadena de televisión catarí Al Yazira abrió una investigación sobre una muerte cuyas causas nunca fueron realmente esclarecidas. Un equipo de investigadores de la universidad de Lausana a los que la cadena les encargó analizar algunos de los enseres del líder palestino encontraron en ellos restos de polonio y plomo, abriendo la hipótesis del envenenamiento.
En su informe final, el equipo de investigadores suizos asegura que aun teniendo en cuenta “las limitaciones analíticas, especialmente el tiempo transcurrido desde la muerte y la naturaleza y calidad de las muestras, los resultados apoyan de forma moderada la proposición de que la muerte fue consecuencia de envenenamiento con polonio”. Otros dos equipos, uno ruso y otro francés, no han concluido aún sus investigaciones, que comenzaron también tras la exhumación del cadáver en noviembre de 2012. Entonces, bajo supervisión de la Autoridad Palestina, se tomaron del cuerpo, enterrado en Ramala, unas 20 muestras. El equipo suizo trabaja por encargo de Suha Arafat y el ruso, de la Autoridad Palestina. El francés es independiente.
Precisamente el director del laboratorio forense ruso, Vladimir Uiba, dijo el mes pasado a la agencia de noticias Interfax que tras meses de análisis no se había encontrado rastros de polonio en las muestras de tejidos tomados al cuerpo de Arafat. “No pudo haber sido envenenado con polonio”, dijo, para luego ser desmentido por el propio instituto forense, la Agencia Federal Médica Biológica de Rusia, quien matizó que Uiba no hablaba de forma oficial y que sus investigaciones aún no habían culminado. Un portavoz del equipo francés confirmó este miércoles a este diario que este tampoco ha emitido aún conclusiones algunas.
El círculo más cercano de Arafat ha mantenido desde la muerte del presidente que este fue víctima de un asesinato. Ayer su viuda, Suha, dijo a Reuters que los resultados revelan “un verdadero crimen, un asesinato político”. “Queda probado científicamente que no murió por causas naturales y tenemos pruebas científicas de que fue asesinado”, añadió, sin especificar de quién sospecha o a quién podría atribuirle la autoría. Otros allegados de Arafat, como el empresario palestino Munib al Masri, han acusado directamente en el pasado a Israel de estar tras el envenenamiento, algo que refleja en realidad un sentir mayoritario en las calles palestinas.
“El presidente Arafat murió víctima de un asesinato terrorista organizado perpetrado por un Estado, que es Israel, que quería librarse de él”, dijo ayer Wasel Abu Yusef, miembro del comité ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina. “La publicación de los resultados del instituto suizo confirma su envenenamiento con polonio y eso significa que Israel lo hizo”.
El gobierno de Israel ha rechazado reiteradamente su implicación en la muerte de Arafat. “No podía pasar mucho tiempo antes de que alguien acusara a Israel en este asunto. Lo cierto es que hay mucha confusión e incertidumbre, y el único equipo de investigación independiente aún no se ha pronunciado al respecto”, asegura Yigal Palmor, portavoz del ministerio de Exteriores israelí. “Y aún si se encontraron restos de polonio que apuntan a un envenenamiento, no hay evidencias de cómo ese polonio llegó al cuerpo de Arafat. No hay pruebas de que el entorno de Arafat hubiera sido contaminado también, algo necesario para certificar de forma lógica el envenenamiento. Antes de formular conclusiones, en este caso se deben esclarecer aún muchas dudas”.
Suha Arafat ha dicho en varias ocasiones que considera su matrimonio con Arafat un error y ha revelado que intentó separarse de él en numerosas ocasiones, sin poder lograrlo. Ambos, con 34 años de diferencia entre ellos, tuvieron una hija, Zahwa, en 1995. Tras la muerte de su marido, Suha, no muy apreciada en Palestina, se mudó a Túnez, donde emprendió varios negocios con Leila Ben Alí, esposa del presidente depuesto en 2011. Tras varias desavenencias con su socia, Suha fue expulsada del país en 2007, para luego buscar residencia en Malta y Francia.
Según los forenses suizos, con Arafat se empleó polonio 210, una sustancia que se puede encontrar con facilidad en la atmósfera y de la que dispone en abundancia la planta del tabaco. Fabricada artificialmente, puede ser mortal no a través del tacto sino por la ingesta o contacto con el torrente sanguíneo, a través de inyección o aplicación sobre una herida. Esa misma sustancia se encontró en una taza de té con la que se contaminó al exagente ruso Alexander Litvinenko en un hotel de Londres en 2006. El polonio pierde al menos un 50% de sus radioactividad cada cuatro meses, algo que ha complicado notablemente la labor de los forenses que han trabajado sobre los restos de Arafat.

Alarma en el PP por la crisis valenciana

La Comunidad Valenciana es un quebradero de cabeza para Mariano Rajoy casi desde que estalló el caso Gürtel, que inmediatamente implicó a Francisco Camps. Pero ahora se suma un temor real de la cúpula del PP por la posibilidad de perder una plaza emblemática, que arrebató al PSOE en 1995 Eduardo Zaplana. El cierre de Canal 9 desató ayer la alarma en la calle Génova, en el Gobierno y en el propio PP valenciano, que cada vez ven más posible la pérdida de la Generalitat y del Ayuntamiento de Valencia, dos joyas de la corona del PP. Ya se empezó a vislumbrar antes del verano y ahora se coloca en el centro del debate interno.
Expertos demográficos del partido insisten en que aún queda mucho tiempo, un año y medio, pero lo cierto es que las encuestas, tanto las internas, de antes del verano, como la última de EL PAÍS, que preocupó mucho en Génova 13, dan por perdidas estas dos plazas. El PP prepara ahora una encuesta más a fondo para tomar decisiones.
En Génova también preocupa lo que pueda pasar en la Comunidad de Madrid, en manos del PP asimismo desde 1995, y el Ayuntamiento de la capital. Y la sangría de votos en Andalucía, con una crisis del PP no resuelta, también inquieta a muchos dirigentes. Sin embargo, ahora todos los ojos están puestos en la Comunidad Valenciana, donde se considera que el incendio es mucho mayor.
Madrid y Comunidad Valenciana entran en riesgo real para la formación
Todos en el PP reconocen que Alberto Fabra, el actual presidente, que no fue elegido en las urnas sino designado por Rajoy ante la dimisión de Camps por el caso Gürtel, ha recibido una herencia envenenada. Rajoy siempre defendió la gestión de Camps, pero ahora en el PP está instalada la idea de que el expresidente hizo muchas cosas muy mal.
En privado ya nadie le defiende. Y se ve a Fabra con cierta compasión por la papeleta que le ha tocado jugar. De momento no parece que el PP esté trabajando por buscarle un sustituto. No hay ninguno claro, sería un proceso muy complejo y la eterna alternativa, Rita Barberá, está también muy tocada en las encuestas —tanto, que se teme por la alcaldía— y enfrentada a Fabra. Barberá está además implicada en elcaso Nóos, lo que complica aún más su imagen, aunque finalmente no ha sido imputada. En este momento no hay, pues, movimientos para cambiar a Fabra, aunque en el futuro nada se descarta. Dependerá de la evolución de la situación y de las encuestas.
En junio, Rajoy ya acudió a Valencia a socorrer a Fabra. “Sé las dificultades de todas las instituciones, la Generalitat, el Gobierno, los Ayuntamientos, porque hay pocos recursos y muchas necesidades, pero el PP en la Comunidad Valenciana va a seguir contando con la inmensa confianza de todos los ciudadanos”, dijo.
Fabra no controla realmente el partido, aseguran varios dirigentes. Muchos, sobre todo los más cercanos a Camps, le miran con recelo. Tiene choques frecuentes con Barberá. Los fieles a Fabra insisten en que esta guerra interna ha remitido en los últimos meses. Lo cierto es que el presidente no se hizo con el control del partido ganando unas elecciones, llegó cuando Camps decidió finalmente dimitir antes que aceptar su culpabilidad en el caso Gürtelpara evitar un juicio, como le pedía Rajoy. Fabra siempre ha tenido tensiones con buena parte de su grupo parlamentario, sobre todo con los 10 imputados. No los ha echado, pero les ha dejado claro que no repetirán, que no llevará imputados en sus listas. Además, Camps sigue allí, sentado en el hemiciclo como diputado. La tensión interna es tan fuerte que nadie descartaba ayer que Fabra se vea ante la tesitura de que una parte de su grupo no apoye la ley con la que liquidará Canal 9. Eso sería un golpe definitivo, mientras la oposición arrecia en su ataque y pide incluso elecciones anticipadas.
La heren
La gente de Fabra insiste en que el deterioro en las encuestas no es por él, sino generalizado en toda España de la marca PP, aunque ayer el CIS dio un momento de alivio a este partido. Pero en la Comunidad Valenciana no preocupa tanto el PSOE como la suma de la izquierda, con Compromís cada vez más consolidado. Eso en la Comunidad; en el Ayuntamiento inquieta mucho UPyD, que podría presentar a Toni Cantó.
Fabra se queja además de que Montoro no le ayuda. Dice que le escatima dinero que debería darle y le permitiría respirar y hacer algo de política. En esto tiene un discurso similar al del madrileño Ignacio González: reclama un nuevo sistema de financiación y una deuda millonaria que Hacienda tendría con la Comunidad Valenciana.
En cualquier caso, Fabra se enfrenta ahora a un deterioro durísimo y diario con los trabajadores de Canal 9 denunciando durante 24 horas en directo la corrupción y la manipulación de la Generalitat. Además, se queda sin una gran plataforma de propaganda, señalan en el PP, y pierde una seña de identidad del valenciano especialmente querida en el mundo rural y en sus propios votantes.