tanto monta monta tanto olga maria a monago como a Carlos Muñoz eso si solo pilla a los del PP costa de nuestros impuestos, amor incondicional por la buxaca de los corruptos

.

.

viernes, 15 de marzo de 2013

Donde me dijo que esta Argentina?

Esta es una imagen que se mostró ayer en una cadena local de la CBS en los Estados Unidos, donde ubican el origen del nuevo papa en Argentina, un sitio ubicado en Colombia y a Colombia bañada por las aguas del Océano Índico... Y bueno La Argentina es un pueblo pequeño ubicado en el Huila, ¡Que tal la perlita!

Anuncios Parroquiales

 Tema de la catequesis de hoy: "Jesús camina sobre las aguas"

La catequesis de mañana: "A la búsqueda de Jesús".

Calendario Champions League



Málaga CF - Borussia Dortmund 3 / 9 de abril

Real Madrid - Galatasaray 3 / 9 de abril
PSG - FC Barcelona 2 / 10 de abril
Bayern Múnich - Juventus FC 2 / 10 de abril

Ipad Versus Papel....

Vaya papa que nos cargado aguantar...hay que joderse !!!!!


LOMO DE CERDO RELLENO, CON CHAMPIÑONES


Trasladarán restos mortales de presidente venezolano a Cuartel 4F

  

Imagen activaCaracas, 15 mar (PL) Los restos mortales del presidente Hugo Chávez serán trasladados hoy desde la Academia Militar en Fuerte Tiuna hasta el Cuartel del 4 de Febrero en la capitalina parroquia 23 de Enero, tras recibir el tributo de millones de venezolanos.

De acuerdo con el Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia, el traslado del féretro con el cuerpo del líder de la Revolución Bolivariana al llamado Cuartel de la Montaña comenzará luego de los actos protocolares previstos para esta mañana.

Según lo previsto, el cortejo fúnebre saldrá de la Academia Militar acompañado de una marcha motorizada en largo recorrido por avenidas de esta capital hasta conectar con la parroquia 23 de Enero y llegar al Cuartel del 4 de Febrero.

Conforme con las autoridades, este viernes -declarado no laborable en la Gran Caracas- debido a la movilización, se realizarán cierres en varias vías desde temprano en la mañana.

Durante las jornadas de duelo, el pueblo venezolano acudió masivamente a la Capilla Ardiente en la Academia Militar a presentar su respeto y admiración por el Jefe de Estado, quien falleciera el pasado 5 de marzo.

De acuerdo con las previsiones, 40 personas por minuto expresaron su tributo al estadista, tras hacer largas filas de hasta 12 kilómetros de extensión con esperas de 12 horas y más para dar el último adiós al líder de la Revolución Bolivariana.

Desde este viernes, el cuerpo del mandatario reposará en el Cuartel que le sirviera de puesto de mando durante la rebelión militar del 4 de febrero de 1992, mientras se decide el destino final de los restos, debido al clamor popular que exige que Chávez sea llevado al Panteón Nacional junto al Libertador Simón Bolívar.

Jorge Bergoglio en la dictadura argentina

Página/12


El rol del ahora cardenal Bergoglio en la desaparición de sacerdotes y el apoyo a la represión dictatorial es confirmado por cinco nuevos testimonios. Hablan un sacerdote y un ex sacerdote, una teóloga, un seglar de una fraternidad laica que denunció en el Vaticano lo que ocurría en la Argentina en 1976 y un laico que fue secuestrado junto con dos sacerdotes que no reaparecieron. La iracunda reacción de Bergoglio, quien atribuye al gobierno el escrutinio de sus actos.
Cinco nuevos testimonios, ofrecidos en forma espontánea a raíz de la nota “Su pasado lo condena”, confirman el rol del ahora cardenal Jorge Bergoglio en la represión del gobierno militar sobre las filas de la Iglesia Católica que hoy preside, incluyendo la desaparición de sacerdotes. Quienes hablan son una teóloga que durante décadas enseñó catequesis en colegios del obispado de Morón, el ex superior de una Fraternidad sacerdotal que fue diezmada por las desapariciones forzadas, un seglar de la misma Fraternidad que denunció los casos al Vaticano, un sacerdote y un laico que fueron secuestrados y torturados.
Teóloga con minifalda
Dos meses después del golpe militar de 1976 el obispo de Morón, Miguel Raspanti, intentó proteger a los sacerdotes Orlando Yorio y Francisco Jalics porque temía que fueran secuestrados, pero Bergoglio se opuso. Así lo indica la ex profesora de catequesis en colegios de la diócesis de Morón, Marina Rubino, quien en esa época estudiaba teología en el Colegio Máximo de San Miguel, donde vivía Bergoglio. Por esa circunstancia conocía a ambos. Además había sido alumna de Yorio y Jalics y sabía del riesgo que corrían. Marina decidió dar su testimonio luego de leer la nota sobre el libro de descargo de Bergoglio.
Marina Rubino vive en Morón desde siempre. En el Colegio del Sagrado Corazón de Castelar daba catequesis a los chicos y formaba a los padres, que le parecía lo más importante. “Una vez por mes nos reuníamos con ellos. Era un trabajo hermoso. Esta experiencia duró quince años”. También dio cursos de iniciación bíblica “en todos los lugares no turísticos de la Argentina. Teníamos una publicación, con comentarios a los textos de los domingos, queríamos que las comunidades tuvieran elementos para pensar”. Desde que se jubiló da clases de telar, en centros culturales, sociedades de fomento o casas.
No quiso ingresar al seminario de Villa Devoto porque no le interesaba la formación tomista, sino la Biblia. En 1972 comenzó a estudiar Teología en la Universidad del Salvador. La carrera se cursaba en el Colegio Máximo de San Miguel. En primer año tuvo como profesor a Francisco Jalics y en segundo a Orlando Yorio. Mientras estudiaba, coordinaba la catequesis en el colegio Sagrado Corazón de Castelar, donde también estaba la religiosa francesa Léonie Duquet. “Eran tiempos difíciles. Por hacer en el colegio una opción por los pobres tomándonos en serio el Concilio Vaticano II y la reunión del CELAM en Medellín perdimos la mitad del alumnado. Pero mantuvimos esa opción y seguimos formando personas más abiertas a la realidad y al compromiso con los más necesitados sosteniendo que la fe tiene que fortalecer estas actitudes y no las contrarias.” El obispo era Miguel Raspanti, quien entonces tenía 68 años y había sido ordenado en 1957, en los últimos años del reinado de Pío XII. Era un hombre bien intencionado que hizo todos los esfuerzos por adaptarse a los cambios del Concilio, en el que participó. Después del cordobazo de 1969 repudió las estructuras injustas del capitalismo e instó al compromiso con “la liberación de nuestros hermanos necesitados”. Pero el problema más grave que pudo identificar en Morón fue el aumento de los impuestos al pequeño comerciante y el propietario de la clase media. “Muchas veces hubo que discutir y sostener estas opciones en el obispado y monseñor Raspanti solía terminar las entrevistas diciéndonos que si creíamos que había que hacer tal o cual cosa, si estábamos convencidos, él nos apoyaba”, recuerda Marina. Sus palabras son seguidas con atención por su esposo, Pepe Godino, un ex cura de Santa María, Córdoba, que integró el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo.
Marina cursaba teología en San Miguel de 8.30 a 12.30. No le habían dado la beca porque era mujer, pero como era la coordinadora de catequesis en un colegio del obispado, Raspanti intercedió y obtuvo que una entidad alemana se hiciera cargo del costo de sus estudios. Tampoco le quisieron dar el título cuando se recibió, en 1977. El director del teologado, José Luis Lazzarini, le dijo que había un problema, que no se habían dado cuenta de que era mujer. Marina partió en busca de quien la había recibido al ingresar, el jesuita Víctor Marangoni:
–Cuando me viste por primera vez, ¿te diste cuenta o no de que era mujer?
–Sí, claro, ¿por qué? –respondió azorado el vicerrector ante esa tromba en minifalda.
–Porque Lazzarini no me quiere dar el título.
Marangoni se encargó de reparar ese absurdo. Marina tiene su título pero nunca se realizó la entrega oficial.
La desprotección
Un mediodía, al salir de sus cursos, “lo encuentro a monseñor Raspanti parado en el hall de entrada, solo. No sé por qué lo tenían allí esperando. Estaba muy silencioso, le pregunté si esperaba a alguien y me dijo que sí, que al padre provincial Bergoglio. Tenía el rostro demudado, pálido, creí que estaba descompuesto. Lo saludé, le pregunté si se sentía bien, y lo invité a pasar a un saloncito de los que había junto al hall”.
–No, no me siento mal, pero estoy muy preocupado –le respondió Raspanti.
Marina dice que tiene una memoria fotográfica de aquel día. Habla con voz calma pero se advierte el apasionamiento en sus ojos grandes y expresivos. Pepe la mira con ternura.
“Me impresionó verlo solo a Raspanti, que siempre iba con su secretario”, dice. Marina sabía que sus profesores Jalics y Yorio y un tercer jesuita que trabajaba con ella en el colegio de Castelar, Luis Dourron, habían pedido pasar a la diócesis de Morón. Yorio, Jalics, Dourron y Enrique Rastellini, que también era jesuita, vivían en comunidad desde 1970, primero en Ituzaingó y luego en el Barrio Rivadavia, junto a la Gran Villa del Bajo Flores, con conocimiento y aprobación de los sucesivos provinciales de la Compañía de Jesús, Ricardo Dick O’Farrell y Bergoglio. “Le dije que Orlando y Francisco habían sido profesores míos y que Luis trabajaba con nosotros en la diócesis, que eran intachables, que no dudara en recibirlos. Todos estábamos pendientes de que pudieran venir a Morón. Ninguno de los que conocíamos la situación nos oponíamos. Raspanti me dijo que de eso venía a hablar con Bergoglio. A Luis ya lo había recibido, pero necesitaba una carta en la que Bergoglio autorizara el pase de Yorio y Jalics.”
Marina entendió que era una simple formalidad, pero Raspanti le aclaró que la situación era más complicada. “Con las malas referencias que Bergoglio le había mandado él no podía recibirlos en la diócesis. Estaba muy angustiado porque en ese momento Orlando y Francisco no dependían de ninguna autoridad eclesiástica y, me dijo:
–No puedo dejar a dos sacerdotes en esa situación ni puedo recibirlos con el informe que me mandó. Vengo a pedirle que simplemente los autorice y que retire ese informe que decía cosas muy graves.
Cualquiera que ayudara a pensar era guerrillero, comenta Marina. Acompañó a su obispo hasta que Bergoglio lo recibió y luego se fue. Al salir vio que tampoco estaba en el estacionamiento el auto de Raspanti. “Debe haber venido en colectivo, para que nadie lo siguiera. Quería que la cosa quedara entre ellos dos. Estaba haciendo lo imposible por darles resguardo.”
La teóloga agrega que le impresionó la angustia de Raspanti, “que si bien no podía ser calificado de obispo progresista, siempre nos defendió, defendió a los curas cuestionados de la diócesis, se llevaba a dormir a la casa episcopal a los que corrían más riesgo y nunca nos prohibió hacer o decir algo que consideráramos fruto de nuestro compromiso cristiano. Como buen salesiano se portaba como una gallina clueca con sus curas y sus laicos, cobijaba, cuidaba aunque no estuviera de acuerdo. Eran puntos de vista distintos, pero él sabía escuchar y aceptaba muchas cosas”. Uno de esos curas es Luis Piguillem, quien había sido amenazado. Regresaba en bicicleta cuando se topó con un cordón policial que impedía el paso. Insistió en que quería pasar, porque su casa estaba en el barrio y un policía le dijo:
–Vas a tener que esperar porque estamos haciendo un operativo en la casa del cura.
Piguillem dio vuelta con su bicicleta y se alejó sin mirar hacia atrás. De allí fue al obispado de Morón, donde Raspanti le dio refugio. Los militares dijeron que se había escondido bajo las polleras del obispo. Pero no se atrevieron a buscarlo allí.
–¿Raspanti era consciente del riesgo que corrían Yorio y Jalics?
–Sí. Dijo que tenía miedo de que desaparecieran. No pueden quedar dos sacerdotes en el aire, sin un responsable jerárquico. Pocos días después supimos que se los habían llevado.
De Córdoba a Cleveland
Otro testimonio recogido a raíz de la publicación del domingo es el del sacerdote Alejandro Dausa, quien el martes 3 de agosto de 1976 fue secuestrado en Córdoba, cuando era seminarista de la Orden de los Misioneros de Nuestra Señora de La Salette. Luego de seis meses en los que fue torturado por la policía cordobesa en el Departamento de Inteligencia D2 pudo viajar a Estados Unidos, adonde ya había llegado el responsable del seminario, el sacerdote estadounidense James Weeks, por quien se interesó el gobierno de su país. Este año se realizará en Córdoba el juicio por aquel episodio, cuyo principal responsable es el general Luciano Menéndez. Ahora Dausa vive en Bolivia y cuenta que tanto Yorio como Jalics le dijeron que Bergoglio los había entregado.
Al llegar a Estados Unidos supo por organismos de derechos humanos que Jalics se encontraba en Cleveland, en casa de una hermana. Dausa y los otros seminaristas, que estaban iniciando el noviciado, lo invitaron a dirigir dos retiros espirituales. Ambos se realizaron en 1977, uno en Altamont (estado de Nueva York) y otro en Ipswich (Massachusetts). Recuerda Dausa: “Como es natural, conversamos sobre los secuestros respectivos, detalles, características, antecedentes, señales previas, personas involucradas, etc. En esas conversaciones nos indicó que los había entregado o denunciado Bergoglio”.
En la década siguiente, Dausa trabajaba como cura en Bolivia y participaba de los retiros anuales de La Salette en Argentina. En uno de ellos los organizadores invitaron a Orlando Yorio, que para esa época trabajaba en Quilmes. “El retiro fue en Carlos Paz, Córdoba, y también en ese caso conversamos sobre la experiencia del secuestro. Orlando indicó lo mismo que Jalics sobre la responsabilidad de Bergoglio.”
Los asuncionistas
Yorio y Jalics fueron secuestrados el 23 de mayo de 1976 y conducidos a la ESMA, donde los interrogó un especialista en asuntos eclesiásticos que conocía la obra teológica de Yorio. En uno de los interrogatorios le preguntó por los seminaristas asuncionistas Carlos Antonio Di Pietro y Raúl Eduardo Rodríguez. Ambos eran compañeros de Marina Rubino en el Teologado de San Miguel y desarrollaban trabajo social en el barrio popular La Manuelita, de San Miguel, donde vivían y atendían la capilla Jesús Obrero. De allí fueron secuestrados diez días después que los dos jesuitas, el 4 de junio de 1976, y llevados a la misma casa operativa que Yorio y Jalics. A media mañana Di Pietro llamó por teléfono al superior asuncionista Roberto Favre y le preguntó por el sacerdote Jorge Adur, que vivía con ellos en La Manuelita.
–Recibimos un telegrama para él y se lo tenemos que entregar –dijo.
De ese modo, consiguió que la Orden se pusiera en movimiento. El superior Roberto Favre presentó un recurso de hábeas corpus, que no obtuvo respuesta. Adur logró salir del país, con ayuda del nuncio Pio Laghi, y se exilió en Francia. Volvió en forma clandestina en 1980, convertido en capellán del autodenominado “Ejército Montonero” y fue detenido-desaparecido en el trayecto a Brasil, donde procuraba entrevistarse con el papa Juan Pablo II. El mismo camino del exilio siguió uno de los detenidos en la razzia del barrio La Manuelita, el entonces estudiante de medicina y hoy médico Lorenzo Riquelme. Cuando recuperó su libertad la Fraternidad de los Hermanitos del Evangelio le dio hospitalidad en su casa porteña de la calle Malabia. En comunicaciones desde Francia con quien era entonces el superior de los Hermanitos del Evangelio, Patrick Rice, Riquelme dijo que quien lo denunció fue un jesuita del Colegio de San Miguel, quien era a la vez capellán del Ejército. Está convencido de que ese sacerdote presenció las torturas que le aplicaron, cree que en Campo de Mayo.
El ablande
También como consecuencia de la nota del domingo aceptó narrar su conocimiento del caso un fundador de la Fraternidad seglar de los Hermanitos del Evangelio Charles de Foucauld, Roberto Scordato. Entre fines de octubre y principios de noviembre de 1976, Scordato se reunió en Roma con el cardenal Eduardo Pironio, quien era prefecto de la Congregación vaticana para los religiosos, y le comunicó el nombre y apellido de un sacerdote de la comunidad jesuita de San Miguel que participaba en las sesiones de tortura en Campo de Mayo con el rol de “ablandar espiritualmente” a los detenidos. Scordato le pidió que lo transmitiera al superior general Pedro Arrupe pero ignora el resultado de su gestión, si tuvo alguno. Consultado para esta nota Rice, quien también fue secuestrado y torturado ese año, dijo que eso no hubiera sido posible sin la aprobación del padre provincial. Rice y Scordato creen que ese jesuita se apellidaba González pero a 34 años de distancia no lo recuerdan con certeza.
Iracundia
Como cada vez que su pasado lo alcanza, Bergoglio atribuye la divulgación de sus actos al gobierno nacional. Esta semana reaccionó con furia, durante la homilía que pronunció en una misa para estudiantes. En lo que su vocero describió como “un mensaje al poder político”, dijo que “no tenemos derecho a cambiarle la identidad y la orientación a la Patria”, sino “proyectarla hacia el futuro en una utopía que sea continuidad con lo que nos fue dado”, que los chicos no tienen otro horizonte que comprar un papelito de merca en la esquina de la escuela y que los dirigentes procuran trepar, abultar la caja y promover a los amigos.


Tribunal de Justicia de la UE considera ilegal y abusiva la legislación española de desahucios

Quedaron todos con el culo al aire por corruptos !!!!!

‘Drones’, la guerra teledirigida

El senador republicano Lindsey Graham acaba de declarar que los drones estadounidenses han matado al menos a 4.700 personas en estos últimos años. En su primera legislatura, el presidente y premio Nobel de la Paz Barack Obama incrementó de manera muy notable el uso de estas aeronaves no tripuladas en Afganistán y Pakistán, además de Irak, Yemen, Somalia, países del Sahel o Filipinas. Es Washington precisamente quien, junto con Israel, más está apostando por el desarrollo de unos instrumentos de matar que, de un solo golpe (o, mejor, de botón de joystick), cuestionan la soberanía nacional de los países en los que se desarrollan sus ataques, llevan a cabo ejecuciones extrajudiciales y deshumanizan la guerra.
Para sus defensores, se trata de la mejor manera de enfrentarse a una nueva batalla en la que el enemigo ya no es un soldado uniformado y anónimo, sino un combatiente individual con nombre propio que no puede ser disuadido al modo clásico ni detenido antes de que pueda actuar. Así, argumentan que los drones (literalmente, abejorros) salvan muchas vidas, ya que no hay pilotos ni tripulaciones, reducen los daños colaterales gracias a su altísima precisión y ahorran importantes recursos por ser aparentemente mucho más baratos que sus equivalentes tripulados. Añaden incluso que liberan a los humanos de la carga de tareas aburridas, sucias y peligrosas: a nadie le entusiasma patrullar incesantemente una frontera o quemar sus ojos ante una pantalla que retransmite lo que ocurre en las aguas territoriales de un país, ni entrar en una zona altamente contaminada por un accidente nuclear, en el ojo de un huracán o en el núcleo de una erupción volcánica. Y mucho menos habrá personas dispuestas a penetrar a ciegas en una casa donde se localice un enemigo dispuesto a todo.
El caso es que los drones ya están haciendo todo eso. Valga como ejemplo el minihelicóptero Black Hornet Nano, de apenas 10 centímetros de largo, 16 kilos de peso y equipado con una cámara, que las tropas británicas usan en Afganistán en sus acciones de combate urbano. A partir de ahí, la imaginación puede volar al ritmo de los avances que nos hablan, por un lado, de aparatos del tamaño de un colibrí o una mosca y adaptados a entornos de alta contaminación o inseguridad donde podrían moverse sin inconvenientes para registrar datos relevantes o para informar de lo que ven. Y, por otro, de plataformas aéreas de unos 11 metros de longitud que, como el MQ-9 Reaper estadounidense, puede armarse con hasta 14 misiles aire-tierra.
Los defensores de los ‘drones’ aseguran que salvan muchas vidas, reducen daños colaterales y son más baratos que las misiones tripuladas
Dando un paso más en esa misma línea, se apuntan ya escenarios de combate en los que apenas habría bajas humanas, porque los drones, manejados a distancia por operadores a salvo de las consecuencias inmediatas de sus actos, solo destruirían sistemas de armas totalmente automatizados. Como resultado de ese enfoque, la organización estadounidense Association for Unmanned Vehicle Systems International (AUVSI), formada por exmilitares y personas de la industria que promueve el desarrollo tecnológico de los drones, estima que más de 2.400 empresas de unos 40 países, con EE UU e Israel a la cabeza, desarrollan estos productos. Sus previsiones apuntan a un volumen de negocio de al menos 70.000 millones de euros en diez años.
Pero es precisamente en cada una de esas supuestas ventajas donde se sitúan los principales puntos de debate. En primer lugar, la proliferación drónica, presentada siempre como beneficiosa para nuestra seguridad, nos aboca a la absoluta pérdida de privacidad en un entorno atiborrado de ojos que nos vigilarán aún más de lo que ya lo estamos. Hay que recordar que no hablamos de ciencia ficción, sino de realidades que se añaden a la controvertida red de espionaje electrónico Echelon, operativa al menos desde los años setenta del pasado siglo. Un ejemplo lo presenta la empresa armamentística estadounidense Raytheon: dispone de un software conocido como Riot, que permite rastrear nuestras actividades y movimientos mediante las huellas que dejamos en las redes sociales y predecir nuestros comportamientos y localizaciones futuras.
A esto se suman otros elementos cuando se trata el campo específico de los Unmanned combat aerial vehicle (UCAV), de uso exclusivamente bélico. Se trata de sistemas de combate que integran una plataforma volante controlada de forma remota, enlaces por vía satélite, cámaras para identificación y seguimiento de objetivos y diversas armas. Están diseñados para matar selectivamente a personas localizadas en prácticamente cualquier rincón del planeta. En el caso estadounidense, el ejemplo más perfeccionado, los UCAV disponen de un complejo entramado: unos operadores formados en la base aérea de Holloman (Nuevo México), unas bases aéreas diseminadas por el planeta –tanto en suelo estadounidense como en Irak, Pakistán, Arabia Saudí, Seychelles y seguramente muy pronto en Níger–, unos centenares de drones y una amplia gama de misiles y bombas. Todo ello en manos de la Fuerza Aérea, del Mando Conjunto de Operaciones Especiales y de la CIA, una agencia cada vez más paramilitar.
Los aparatos permiten matar selectivamente a una persona en cualquier lugar. Su proliferación nos aboca a estar aún más vigilados
Mientras debaten si su cometido puede o no compararse con los pilotos de combate –ya hay también medallas para premiar su labor–, los operadores castrenses de estos sistemas cumplen su horario laboral en una sala repleta de cámaras, pantallas y ordenadores. Ejecutan los planes decididos por la autoridad correspondiente, John Brennan. El inminente director de la CIA ha desarrollado los protocolos vigentes en Washington en su calidad de consejero presidencial en materia antiterrorista y cabe identificarle como la cabeza pensante, con aprobación de Obama, en tan delicado asunto. Puede ocurrir que un operador esté realizando por la mañana una misión de reconocimiento en Somalia operando un drone que ha despegado de las Seychelles y que por la tarde se dedique a eliminar a un individuo localizado en algún escondite de Yemen utilizando un UCAV destacado en una base saudí. Y todo ello sin moverse físicamente a esos lugares, porque para ello solo necesita disponer de una buena conexión vía satélite.
Actuar de ese modo implica no solo invadir el espacio aéreo de otros Estados contraviniendo el derecho internacional y el Tratado de Cielos Abiertos, en vigor desde 2002 y que compromete a los 34 Estados firmantes a abrir su espacio aéreo a la observación de los demás en un ejercicio de encomiable transparencia. Supone también activar una maquinaria letal que vulnera los fundamentos del Estado de derecho y que difícilmente encaja con los usos y costumbres de la guerra. En síntesis, se trata de ejecuciones sumarias que rompen con la idea de que en una guerra no se busca la muerte de individuos concretos, sino la derrota de un ejército o grupo armado sin nombres propios. En lugar de buscar la cooperación del Estado donde se haya identificado al presunto objetivo apelando a los organismos internacionales de cooperación policial, y con la idea de detenerlo para someterlo a un posterior juicio, se opta por liquidarlo de manera quirúrgica sin evitar por ello la muerte de civiles inocentes. También se descarta la engorrosa necesidad de desplegar sobre el terreno una unidad de operaciones especiales que pueda errar en el blanco, caer en una emboscada o verse atrapada al intentar ponerse a salvo tras la acción.
Como dejó claro la eliminación del terrorista Anuar al Aulaki, un ciudadano estadounidense abatido por un drone en territorio yemení en septiembre de 2011, Washington optó por un acto de castigo o venganza, no de justicia, contra uno de sus propios ciudadanos sin opción de defensa o de un juicio justo. Siempre podrá aducirse, como refleja el argumentario de la propia Administración de Obama, que hay base legal para actuar así en una guerra en la que no existe un bando opositor uniformado y encuadrado en unidades militares. Pero eso no quita para que se debilite hasta el extremo el edificio ético y legal que corresponde a una sociedad democrática cuando se salta sus propias líneas rojas y adopta los métodos del contrario al cual pretende derrotar.
Los 'drones' se dirigen desde un centro de control, como este del Ejército alemán en Afganistán. / FABRIZIO BENSCH
Por otra parte, para quien tenga que dar la orden de matar todo es más simple en la medida en que no pone en riesgo la vida de su gente y se desgasta mucho menos en términos políticos, tanto ante su propia opinión pública como ante los gobernantes del país donde se ha realizado la operación. Así se vio en diciembre de 2011, cuando un RQ-170 Sentinel cayó en manos iraníes. La repercusión fue muy distinta de la que habría existido de ser un avión tripulado. Esa facilidad de matar apretando un simple botón a distancia para borrar un problema hace mucho más tentador el recurso a la violencia. Sin añadirle ninguna épica al enfrentamiento bélico, está claro que no es lo mismo matarse cara a cara que hacerlo desde la asepsia de un despacho y amparándose en el anonimato, que además asegura que no habrá represalia directa contra el atacante.
El uso de los ‘abejorros’, justificado por Obama, debilita los principios democráticos de una sociedad que adopta el método del oponente
Mientras se dirime la controversia generada por unos aparatos que, con modelos que ahora parecen prehistóricos, ya se usaron en las dos guerras mundiales del pasado siglo, su desarrollo parece incesante. Algunos quieren verlos ya como armas definitivas de un futuro inmediato en el que, con intervención humana apenas reseñable, se desencadenarán y desarrollarán guerras limpias con altísima precisión. En esa línea parece que queda agotado el espacio para la ciencia ficción, porque todo lo que se imagine en este campo ya es una realidad hoy. Una realidad incómoda, porque nos deja reducidos al mero papel de víctimas principales de nuestros propios ingenios bélicos en un entorno altamente tecnificado y automatizado, del que no habría escapatoria posible.
Un elemento más que incentiva ese proceso es el énfasis en los usos civiles de los drones, por ejemplo en levantamientos topográficos, fumigación de cultivos, vigilancia del tráfico terrestre y marítimo, grabación de programas televisivos o protección medioambiental. Como una muestra muy reciente de la pujanza de esta industria, a principios de este año la Autoridad de Aviación Civil británica (CAA) ha concedido permiso a 160 usuarios civiles, desde universidades hasta la BBC, pasando por bomberos, policía y empresas como Video Marketing Golf, National Grid o BAE Systems, para operar con sus drones en los cielos británicos. Basta con que pesen menos de 20 kilos, no superen los 122 metros de altitud y tengan un radio de acción inferior a medio kilómetro para asegurar que se trata de vuelos a la vista de su operador.
En el terreno militar, el salto ha sido exponencial tanto en la cantidad como en la calidad de los aparatos que ya están operativos. La amplia variedad de aeronaves en servicio abarca desde los Handled, que funcionan a menos de 2.000 pies (609,6 metros) con baja velocidad y un alcance máximo de dos kilómetros, hasta los que pueden realizar trayectos a la Luna a velocidades hipersónicas.
En la UE se desarrollan 400 proyectos de aeronaves no tripuladas. La agencia Frontex quiere usarlas para el control fronterizo
Existen muchos tipos de drones, tanto de uso militar como civil. Solo en la UE, 19 Estados desarrollan unos 400 modelos distintos sin que hasta ahora haya sido posible una regulación común, prevista en principio para 2016. Existen proyectos como el franco-británico Telemos o el Talarion de EADS, suspendidos de momento. En España, la empresa Indra ha creado el helicóptero Pelícano, de 200 kilos y destinado a vigilancia marítima, y el pequeño avión de observación Mantis. No son los únicos: la compañía Singular Aircraff, por ejemplo, ha realizado el modelo SA-03 para vigilancia fronteriza. Precisamente la Agencia Europea de Fronteras, Frontex, pretende usar drones para desarrollar “cuadros de inteligencia común” en zonas próximas a los límites territoriales. Prueba del auge, también, es que Corea del Sur proyecta construir helicópteros no tripulados para atacar bases militares norcoreanas. Israel logra vender su Heron a franceses y alemanes, que lo usan en Afganistán. Estados Unidos planea aumentar su flota un 35% en una década, sin los recortes presupuestarios anunciados en otros capítulos. Y en las ferias armamentísticas como UNVEX’13 América, en Lima, y la IDEX’13, de Abu Dabi, los drones tienen un protagonismo innegable.
Ante esta imparable marea, ¿cabe pensar que los llamados Estados rebeldes y los grupos terroristas internacionales no van a intentar también hacerse con ellos?

Hoy se conocerá la sentencia del mayor caso de pederastia juzgado en España

La Sección VI de la Audiencia Provincial de Las Palmas hará pública este viernes la sentencia del 'caso Kárate', que investiga una supuesta trama de abusos sexuales continuados, corrupción de menores y posesión ilícita de armas, un caso que cuenta con 150 testigos, 38 víctimas y a Fernando Torres Baena como principal acusado.
De esta manera, la lectura pública de la sentencia tendrá lugar este 15 de marzo a las 10.00 horas en la Sala del Jurado de la Audiencia Provincial de Las Palmas.
El juicio del 'caso Kárate' se inició el 3 de mayo de 2012 y se prolongó hasta el pasado mes de diciembre. Durante este tiempo, numerosos testigos aseguraron haber sufrido abusos sexuales siendo menores de edad por parte de los acusados.
Con todo, la Fiscalía solicita un total de 303 años de prisión para Fernando Torres Baena, 154 para María José González, 146 para Ivonne González y 18 para Juan Luis Benítez, mientras que las defensas piden la libre absolución de los acusados.
Durante la primera jornada del juicio, los cuatro acusados negaron haber abusado sobre los que por entonces fueron sus alumnos en una escuela de artes marciales de Torres Baena en Las Palmas de Gran Canaria y en el chalet que éste tenía en Vargas.

Al menos 40 víctimas de abusos

Aquí, el principal acusado del caso, que negó haber mantenido relaciones sexuales con los casi 40 testigos sobre los que se le cuestionó durante el juicio, afirmó que, tras estudiar el sumario, "no tiene ni pies ni cabeza".
Aseguró asimismo que se enteró de las acusaciones de haber mantenido relaciones sexuales con sus alumnos cuando le interrogó el juez. "Yo me entero de las relaciones sexuales cuando leo el sumario y me interroga el juez", dijo en el transcurso del juicio.
También indicó que nunca ha incitado a nadie a tener relaciones sexuales y vio injustas las acusaciones en su contra. "Desde el primer momento -declaró en la sesión del pasado 17 de mayo- he dicho que en mi vida he animado ni incitado a nadie a tener relaciones sexuales. Nunca lo he hecho y es injusto lo que se dice de mí".
La Fiscalía pide para Torres Baena un total de 303 años de cárcel por 36 delitos de abuso sexual y 13 de corrupción de menores.

Una 'secta' en el gimnasio

Mientras, el profesor de la primera denunciante en el 'caso Kárate' comentó que su alumna le confesó lo que ocurría y le dijo que el gimnasio de Torres Baena era una "especie de secta". En este sentido, el caso comenzó en 2010 a raíz de las palabras de la joven, que le relató a su profesor los supuestos abusos sexuales que tenían lugar en el gimnasio de artes marciales en la capital de la isla y en el chalet que de la zona de Vargas.
Las palabras de la chica llevaron a una investigación policial que conllevó la detención del propio Torres Baena; su mujer, María José González; y los monitores Ivonne González y Juan Luis Benítez.
Tras un parón en el juicio por las fechas veraniegas, el pasado 13 de septiembre, el juez de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Las Palmas, Emilio Moya, informó de que la sala había decidido adoptar la puesta en libertad provisional de la tercera acusada del caso, Ivonne González, en prisión provisional desde 2010.
Por su parte, el juicio continuó con el relato de numerosos testigos y supuestas víctimas. En el caso de estos último, muchos de ellos coincidían en contar relatos similares.
Así, las testigo 58 señaló que perdido la virginidad con Fernando Torres Baena cuando tenía 13 años; mientras, la testigo 71 dijo que el principal acusado comentó que si se descubría su "filosofía de vida" y lo que ocurría en el gimnasio y el chalet de Vargas, se iría a África y montaría allí "todo igual".
Por el contrario, la ex mujer de Torres Baena lo ha definido como una persona con un poder seductor "increíble" y "muy inteligente". Aseguró que "todos se enamoraban de él", afirmando que "nunca" vio que se forzara "a nadie para que se acostaran con él".

Los 'elegidos'

En la sesión del 22 de octubre, los testigos 65, 66 y 67, inspector jefe y miembros del Servicio de Atención a las Familias (SAF) de la Policía Judicial, respectivamente, afirmaron que se podía apreciar un patrón físico de belleza en el grupo de los 'elegidos' [aquellos alumnos que acudían al chalet de Vargas y gozaban de ciertos privilegios por parte de los imputados].
De esta manera, el inspector jefe del SAF explicó que los jóvenes compartían ciertas características físicas y que destacaban por su belleza, agregando que en el caso de las chicas, solían ser delgadas y no muy desarrolladas. En el mismo sentido se manifestó la testigo 67, quien apuntó que en el grupo de los 'elegidos' todos eran muy parecidos y que no había ninguno que se pudiera considerar feo.
Los tres miembros de este servicio expusieron que durante las declaraciones de las supuestas víctimas notaron un cierto temor o miedo generalizado al principal imputado, Fernando Torres Baena, y a su reacción por las declaraciones. "Era constante el miedo generalizado a Torres Baena", dijo el inspector jefe.
Aquí, la testigo 66, inspectora del SAF, señaló que la mayoría de ellos tenían "temor, odio y miedo" a posibles represalias.
Finalmente, en la última jornada del juicio oral -4 de diciembre- los peritos de la acusación, psicólogos y expertos en casos de abusos sexuales, Vicente Garrido y Lorena Morales, manifestaron que Torres Baena era el "agresor perfecto".
Garrido explicó que "es muy difícil encontrar unos relatos más verídicos" por parte de las declaraciones de los testigos y describió al principal acusado como "alguien con prestigio, figura deportiva y moral de un pueblo" que, resaltó, contaba con la confianza de los padres de los niños que acudían a su gimnasio.
"Se creía superior y era extraordinaria la paciencia que ponía en conseguir la sumisión de los niños. Se tomaba la seducción como algo personal y la insistencia que ponía implicaba hasta qué punto estaba comprometido con su misión corruptiva", relató para matizar, al igual que Morales, que Torres Baena ejercía el rol de padre, amante y maestro karateca en toda la presunta trama.
Asimismo, Garrido señaló que el objetivo de la supuesta trama de corrupción de menores era tener influencia sobre las presuntas víctimas para que tuvieran al principal acusado como "referente del amor". Agregó que Torres Baena era el "padre espiritual" y que se basaba en la idea de que la "auténtica familia" del menor eran los que formaban parte del gimnasio y el chalet de Vargas y no la familia biológica.
También apuntó que existía un fenómeno de manipulación y que en aquel entorno "el grupo lo era todo", por lo que si el menor no participaba era un "excluido". Finalmente, con este testimonio concluyó la prueba pericial y todas las partes elevaron a definitivas sus conclusiones. A partir de ese momento, han pasado tres meses en los que los jueces han deliberado sobre el resultado de la sentencia, que se hará pública este viernes.

El software es el protagonista en el nuevo Galaxy de Samsung

El mercado de la telefonía móvil tiene muchos protagonistas pero entre los fabricantes sólo dos pueden considerar su actividad como un buen negocio. Dos marcas acumulan casi el 99% de los beneficios que genera el sector. Una es Apple, que disfruta de un alto margen de beneficios en sus teléfonos. La otra es Samsung convertida en el mayor fabricante de telefonía y que ha conseguido crear con la gama Galaxy un rival peligroso no sólo para el iPhone sino también para el resto de fabricantes que apuestan por el sistema operativo Android.
Al catálogo de la compañía coreana hay que sumar ahora un nuevo modelo. El Galaxy S III ya tiene sucesor. Presentado en un evento multitudinario en el Radio Music City Hall de Nueva York, el Galaxy S4 está llamado a convertirse en uno de los teléfonos más populares, si no el que más, de este año 2013. Saldrá a la venta a finales de abril pero el precio no se ha confirmado, aunque se hará público en las próximas semanas. Por lo general los teléfonos de gama alta oscilan entre los 500 y 700 euros y es probable que el Galaxy S4 esté dentro de esa horquilla.
Mantiene un diseño muy parecido al de su antecesor, el Galaxy S III, pero con una pantalla de mayor tamaño, de casi 5 pulgadas y con resolución Full HD. A pesar de la mayor pantalla el teléfono es algo más compacto y ligero que el S III, de menos de ocho milímetros de grosor y 130 gramos de peso. "Es más grande pero más fácil de sostener en una sola mano", asegura la empresa. . Está equipado con un procesador de ocho núcleos a 1,7 Ghz.
S4 estrena también una cámara de 13 megapíxeles de resolución que puede utilizarse de forma simultánea con la cámara frontal, grabando vídeo tanto de lo que ve el usuario como de su propio rostro, por ejemplo o incorporando la cara del fotógrafo en la escena que fotografía.

Servicios

La hoja de características convierten al S4 en uno de los móviles más avanzados del momento pero la compañía coreana ha decido apostar por servicios online y avanzadas funciones de software como principal argumento frente a su competencia. En el S4 importa casi más la larga listas de aplicaciones incluida que la potencia del procesador.
La más destacada en el nuevo teléfono es la posibilidad de controlar muchas de las funciones sin tocar directamente la pantalla. La cámara frontal del dispositivo es capaz de estudiar la mirada del usuario o los movimientos de su mano y realizar ciertas funciones de forma automática, como por ejemplo avanzar en una página web cuando llega al final de un texto, avanzar en el álbum de fotografías moviendo la mano sobre la pantalla o incluso pausar un vídeo si el usuario deja de prestar atención a la pantalla.
El móvil incluye también un avanzado traductor. Samsung asegura que es capaz de reconocer lo que dice el usuario y traducirlo a más de ocho idiomas diferentes no solo en texto, sino también a través de un sintetizador de voz. El traductor puede convertir también el idioma de correos electrónicos y mensajes.
El S4 incluye además varias funciones avanzadas de fotografía. Puede eliminar personas que se "cuelan" por el fondo de una foto, por ejemplo, o realizar montajes con sonido o varias imágenes superpuestas de forma automática.

Android

El giro hacia los servicios es especialmente significativo ahora que Google se ha centrado de forma más decidida en la fabricación de sus propios terminales, intensificando la competencia entre sus fabricantes asociados. HTC y Sony han presentado en los últimos meses teléfonos dotados también de pantalla de alta definición pero ambos han preferido también centrarse en aquellas características del software o los servicios que les permiten diferenciarse de la versión "pura" de Android que Google distribuye en la gama Nexus. Durante la presentación del S4, por ejemplo, Samsung no mencionó ni una sola vez el sistema operativo o a la propia Google.
Una de las principales diferencias entre la estrategia de Google y Samsung pasa por el interés en el mercado empresarial. El S4 será el primer teléfono de la compañía que vendrá con el servicio Knox integrado de serie. Este servicio permite separar la memoria del teléfono entre trabajo y uso personal, separando ambos casos de uso con una barrera de seguridad que permite, por ejemplo, tener archivos personales invisibles para los administradores de la empresa pero al mismo tiempo acceso a documentos compartidos o ficheros de trabajo.

La banca quiere fijar lo “abusivo”

Los bancos y las antiguas cajas reaccionaron este jueves con cautela ante la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE que dictamina que los procesos de ejecución hipotecaria en España se deben paralizar si un juez considera que existen cláusulas abusivas.
La Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) dijo que la sentencia europea constituye “una aportación en el perfeccionamiento” de la legislación hipotecaria nacional. La CECA expresó además su disposición a colaborar “lealmente” con el Gobierno y los grupos parlamentarios en el diseño e implementación de las reformas normativas que permitan una aplicación “razonable” de dicha sentencia. Por último, recordó que sus asociadas ya han puesto en marcha programas “para mitigar los efectos que las ejecuciones hipotecarias puedan ocasionar a los colectivos más vulnerables”.
La Asociación Española de Banca (AEB) fue mucho más escueta y críptica. Solo dijo que consideraba la sentencia “razonable y constructiva”. En un comunicado, la patronal bancaria añadió que “a partir de ahora, se trata de cumplir este dictamen y de interpretarlo en la misma línea”. Está claro que considera que existen riesgos en su aplicación.
Es habitual que, oficialmente, el sector no busque la confrontación, pero, en privado, ejecutivos de algunas entidades manifestaron su temor a que se instale “una cierta inseguridad jurídica si cada juez puede decidir cuándo una cláusula es o no abusiva”. La AEB y la CECA serán las responsables de negociar con el Gobierno y las fuerzas políticas para concretar al máximo los detalles. El Congreso de los Diputados ha ampliado hasta el 21 de marzo el plazo de admisión de enmiendas al anteproyecto de ley de Deudores Hipotecarios y que se debatirá paralelamente con la Iniciativa Legislativa Popular presentada por la plataforma contra los desahucios.
El sector financiero teme el descrédito que sufrirá por esta sentencia y que cada juez aplique un criterio diferente en las hipotecas, lo que aumentará mucho la litigiosidad. “Lo mejor sería definir una cantidad que se puede aplicar y eso se traslade a los contratos. Esto permitiría que existiera seguridad jurídica para ambas partes”, explican desde un gran banco. No obstante, son muchos los que consideran que a partir de ahora se van a alargar los procedimientos judiciales en caso de impago de hipotecas. Lo más positivo para el sector es que “la dación en pago no está en discusión. El Gobierno lo ha garantizado. Otra cosa será la retroactividad o no de los que se consideren perjudicados por cláusulas abusivas”, apuntan con temor en un banco que procede de una antigua caja.
Concretar lo que es “abuso” no va a ser fácil. Un banquero recuerda que el 13 de febrero se reunieron los jueces de la Audiencia Provincial de Madrid para intentar determinar cuáles son los intereses de demora que era razonable aplicar. Al final de la cita, no fueron capaces de concretar una cifra exacta.
El Colegio de Registradores de la Propiedad aportó otra solución: pidió ayer que funcionarios independientes a las entidades lleven “un control preventivo” para detectar las cláusulas abusivas en las hipotecas. Estos controles preventivos fueron eliminados con la reforma de la Ley Hipotecaria de 2007, recuerdan.
Más de una entidad admite el error de haber llegado a esta situación por un descontrol en el que cada banco exigía lo que creía conveniente, convencido de que la ley estaba de su parte y llegaron los abusos. “No cabe duda de que la sentencia va a reequilibrar la relación entre los clientes y las entidades”, dice un alto ejecutivo.
La falta de reflejos del sector ha provocado que todas las mejoras en la normativa hipotecaria hayan llegado tras la iniciativa de los partidos, principalmente de ICV, de las asociaciones populares o del Gobierno del PP.
El Ejecutivo anunció en enero, en el debate de la ley para la protección a los deudores hipotecarios, las fronteras: “Los intereses de demora se limitarán a tres veces el interés legal del dinero” y que “se amplía de uno a tres el número de impagos que permiten iniciar el procedimiento de reclamación de deudas”. También se permitirá que cuando se ponga en marcha una ejecución hipotecaria, el juez pueda suavizar las condiciones del cliente.
El sector financiero no se ha unido ni ha tomado la bandera de las reformas de una ley que se quedó obsoleta y abusiva. Ahora sufrirá un nuevo golpe a su ya devaluada reputación.

¿Qué supone la sentencia de la Justicia europea sobre desahucios?

La sentencia del Tribunal de Justicia europeo supone un importante giro en el modo en que se están llevando a cabo las ejecuciones hipotecarias en España. No significa que con ella vayan a acabar los desahucios, pero sí abre la puerta a paralizar muchos procesos que actualmente están en marcha.
  1. ¿Qué implicaciones prácticas tiene esta sentencia? A partir de ahora un juez podrá tomar como medida cautelar la paralización de un proceso de ejecución hipotecaria (desahucio) si observa o tiene indicios de que existen cláusulas abusivas en el contrato hipotecario que originó ese impago.
  2. ¿Se evitarán los desahucios si hay cláusulas abusivas? La sentencia no dice eso. El juez podrá paralizar el proceso si existe una denuncia por cláusula abusiva pero después deberá determinar si ese abuso es lo suficientemente grave como para impedir un desahucio o si merece una reparación independientemente del proceso de ejecución.
  3. ¿Cómo se define una cláusula abusiva?Un juez español elevó al Tribunal europeo la cuestión de en qué casos se considera que una cláusula es abusiva. La sentencia conocida ayer da algunas pautas, pero deja en manos de la Justicia nacional la potestad para decidir si existe o no abuso.
  4. ¿Qué pautas da la sentencia?En el tipo de interés de demora, por ejemplo, señala que debe ser el «adecuado» para garantizar los objetivos que persigue. En la cláusula relativa a la liquidación unilateral por el prestamista del importe de la deuda impagada, el juez deberá valorar si la cláusula supone una excepción a las normas aplicables en caso de queuna de las partes incumpla el contrato.
  5. ¿Qué vinculación jurídica tiene esta sentencia? Todos los jueces de la Unión Europea deben acatar esta sentencia, si bien no obliga legalmente a España a cambiar la legislación actual sobre las ejecuciones hipotecarias. El Gobierno ha dicho que adecuará la actual reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil que se tramita en el Congreso al sentido de la sentencia, entre otras cosas para no crear una inseguridad jurídica entre lo que dice la ley española y lo que deben hacer los jueces conforme al derecho europeo.
  6. ¿A cuántos procesos puede afectar?El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) no tiene cifras del número de procesos de ejecución hipotecaria que están en marcha en estos momentos, aunque supera con creces los 100.000. Sólo entre enero y septiembre de 2012 se presentaron 67.537 procedimientos en los tribunales de primera instancia.
  7. ¿Tiene carácter retroactivo? La sentencia dice que un juez podrá paralizar un proceso si observa cláusulas abusivas en un contrato, por tanto, si el proceso ya ha concluido en desahucio, no hay nada que paralizar. Eso sí, en casos donde el desahucio ha sido motivado originariamente por una cláusula abusiva, un cliente sí podría exigir daños y perjuicios porque la reparación que recibió en su caso ha sido inferior a la que obtendría tras esta sentencia.