Superamos las 800.000 visitas, desde Girona un saludo a todos nuestros visitantes desde mas de 200 paises alrrededor del mundo, mas de 25.400 articulos publicados desde 2009

.

.
Diada de Cataluña - 2014

sábado, 12 de mayo de 2012

Niño prodigio del ajedrez pone en jaque mate al gobierno francés


Un niño prodigio oriundo de Bangladesh, Fahim Alam, que a los 11 años se consagró campeón de ajedrez de Francia, puso en jaque mate a la administración francesa que ante la ola de protestas anuló la decisión de expulsarlo del país.

“Mi padre Nura Alam recibió un permiso de residencia de tres meses para trabajar, estoy muy contento, feliz”, dijo Fahim Alam, al salir de la prefectura de Val de Marne, cerca de París.

Fahim Alam va a integrar el equipo francés de ajedrez que disputará los campeonatos juveniles de Europa, en Praga, y del Mundo en Maribor, Eslovenia, indicó la Federación francesa.

Nura y Fahim Alam habían llegado a Francia en 2008 con un pasaporte falso.

En 2010, la administración francesa le comunicó que debía abandonar el territorio francés, pero desde entonces un movimiento de solidaridad inició una serie de trámites y luchas con el objetivo de que pudiera permanecer en Francia.

Durante la campaña presidencial, el comité de apoyo al niño prodigio interpeló públicamente al primer ministro François Fillon, que anunció que su caso iba a ser estudiado.

El padre de Fahim había detectado el talento de su hijo desde muy pequeño y decidió prepararlo con la ambición de que se convirtiera en un campeón.

Fahim participó en su primer torneo a la edad de 7 años en Bangladesh y luego compitió en varios torneos de la India para hacerse conocer y mejorar su nivel.

Sin embargo, el padre de Fahim, de profesión bombero, comenzó a recibir amenazas, por lo cual decidió viajar a Hungría con un pasaporte falso, dejando en su país a su mujer, un hijo y una hija.

En Hungría, Fahim sorprendió al vencer al ganador del prestigioso torneo First Saturday.

“Un amigo de mi padre nos dijo que Francia era mejor para entrenarse”, cuenta Fahim, por lo cual en 2008 se instalaron en Creteil, cerca de París, hasta que la administración decidiera su expulsión que finalmente no se concretó.