tanto monta monta tanto olga maria a monago como a Carlos Muñoz eso si solo pilla a los del PP costa de nuestros impuestos, amor incondicional por la buxaca de los corruptos

.

.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Luis Suárez, que sucede a Leo Messi en el palmarés, recibe el galardón en Barcelona de manos de Kenny Dalglish.

Calzado dorado para un pie privilegiado. Artillero de quilates, Luis Suárez ha engrosado en la lista de delanteros con su botín bañado en el elemento áureo por obra y gracia de su puntería. La pasada temporada anotó 31 goles con el Liverpool, honor compartido con Cristiano Ronaldo. Aunque eso no ha evitado que tenga en su poder su primera Bota de Oro, que le ha entregado el entrenador, leyenda, historia e icono red con el que explotó sus virtudes en la Premier League, Kenny Dalglish.
Todavía castigado sin fútbol, pendiente de tachar días del calendario hasta que llegue la medianoche del 25 de octubre y pueda mascar la libertad futbolística tras la sanción de cuatro meses por el bocado aGiorgio Chiellini, este galardón es como la hora del recreo. El mismo al que salió escopeteado desde que el TAS le permitió disputar encuentros de carácter amistoso. Sin ir más lejos, viene de anotar dos tantos en dos partidos con la camiseta de Uruguay.
Goles se esperan de él, y goles espera ofrecer. Así ha sido hasta la fecha. La suya es la cuarta Bota de Oro que recibe un futbolista del Barcelona tras las de Leo Messi (2012-13, 2011-12 y 2009-10), Ronaldo (1996-97) y Hristo Stoichkov (1989-90), con quien tiene bastantes puntos en común. Como el búlgaro, logró el galardón en otro equipo, en su caso en el CSKA de Sofía. Curiosamente, su antecesor también empató con otro compañero de dianas, cuando sus 38 celebraciones igualaron a las de Hugo Sánchez. Ahora, Luis Suárez también comparte honor con otro futbolista blanco empeñado en hacer ardes redes de portería como Cristiano Ronaldo, quien aún no ha recogido su botín dorado.
Luis Suárez sucede en el palmarés a Leo Messi, propietario de la Bota de Oro en tres ocasiones como Cristiano Ronaldo. El nuevo delantero del Barcelona, además, es el segundo uruguayo que recibe esta condecoración al gol. El primero fue Diego Forlán, quien marcó 25 tantos con el Villarreal en el curso 2004-05 (como Thierry Henry) y 32 con el Atlético en el curso 2008-09. Arropado por su esposa, Sofía Balbi, el presidente azulgrana Josep Maria Bartomeu, los capitanesXaviAndrés Iniesta y Sergio Busquets pero no el cuarto, Leo Messi, quien jugó con Argentina en Hong Kong, así como el director deportivo,Andoni Zubizarreta y su nuevo adjunto, Carles Puyol.
"No hay quien lo pare", vaticina Dalglish, instantes previos a entregarle su recompensa a destrozar porterías la pasada campaña. "A nivel personal e individual, es un galardón siempre bienvenido. Pero no se conseguiría por todo el equipo, compañeros ni el esfuerzo de todos los días", afirma mientras el Bota de Oro, quien dice estar "al cien por cien" tras testar su nivel en los dos partidos amistosos con Uruguay.
Se avecina el estreno oficial con el Barça, el final de un cautiverio deportivo que "es cosa del pasado". El día 25 estará a las órdenes deLuis Enrique, en un clásico como escenario del estreno de este artista del gol. "Debutar con el Barça en el Bernabéu sería especial por la rivalidad, pero haré lo que esté al alcance de mi mano"... o de sus pies, como guiño a la Bota de Oro.
Ahora, espera superar sus registros con la camiseta azulgrana, cuyo contador puede comenzar en diez días, "un sueño" en pleno día. "Ya queda poco para volver a jugar. las ganas están a ahí presentes pero hay que ser paciente", mantiene. "Obviamente es un orgullo compartir premios con jugadores importantes. Y debutar contra el Real Madrid será lindo, pero quedan días y espero estar a las órdenes del entrenador", avisa antes de ponerse el nuevo uniforme.
El mismo que imaginaba que vestiría de crío, vislumbrando un porvenir que, en cuestión de diez días, se convertirá en real en cuanto finalice su cautiverio futbolístico por la sanción tras su mordisco durante el Mundial. Sueños de crío interrumpidos por un castigo, pero sueños a fin de cuentas.

No hay comentarios: