tanto monta monta tanto olga maria a monago como a Carlos Muñoz eso si solo pilla a los del PP costa de nuestros impuestos, amor incondicional por la buxaca de los corruptos

.

.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Oriol Junqueras: 'Ha llegado la hora de que nos saltemos la legalidad española'

Oriol Junqueras, presidente de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), no se plantea otro escenario que el de la consulta del 9 de noviembre. Exige al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que cumpla con aquello a lo que se comprometió y celebre la consulta, aunque el Tribunal Constitucional la prohíba.
Junqueras cree que ha llegado el momento de saltarse la legalidad española y de pasar a operar bajo la legalidad del futuro Estado catalán, y afirma que España no tiene margen para tomar excesivas represalias contra Cataluña ni contra Artur Mas.

Usted ha llamado al presidente Artur Mas a la desobediencia en caso de que el Tribunal Constitucional suspenda la consulta. ¿Qué pretende que haga?
Desobediencia, cuando alguien te prohíbe votar, significa votar igualmente. Desobedeceremos las leyes españolas pero obedeceremos el mandato que tenemos del Parlament y que nos dieron los catalanes en las elecciones de 2012.
Pero será una consulta ilegal.
Haremos la consulta bajo el marco legal del Estado naciente. Ha llegado la hora de saltarse las leyes españolas. Ha llegado la hora de prescindir de la legitimidad española para crear la nuestra propia. Ha llegado la hora de saltarse el marco legal anterior para crear el siguiente, como sucede siempre en caso de independencia.
Convergència dice que es mejor esperarse a desobedecer para declarar la independencia y no gastar el cartucho con la consulta.
La consulta es y tiene que ser previa a la independencia. Imagínate que sale que no.
Tanto el presidente Mas como sus cuadros dicen cada día más claramente que no celebrarán una consulta si es ilegal y le acusan a usted de hacer politiqueo de vuelo gallináceo.
Tenemos la máxima confianza en el presidente Mas y en todos los firmantes del acuerdo. Sentimos un gran aprecio por todos ellos.
Josep Rull, coordinador general de CDC, dijo el viernes que «los que somos parlamentarios no podemos apelar a la desobediencia civil».
Confiamos plenamente en el cumplimiento de los pactos y sentimos un gran respeto y afecto por todas las fuerzas políticas y líderes que nos acompañan, entre ellos el señor Rull y también el señor Duran Lleida, que es fantástico. Confiamos en su palabra y estamos seguros de que no nos defraudarán.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dicho que lo tiene todo preparado para evitar la consulta.
Yo le digo que el nuevo Estado catalán querrá tener las mejores relaciones con España. Las mismas y excelentes relaciones que España tiene con Chile o con Holanda, que se independizaron hace muchos años.
El presidente Mas y su camarilla mediática le acusan de egoísta por no querer concurrir con CiU bajo una lista única a las próximas elecciones. Le acusan, concretamente, de «preferir el partidismo a la unidad»
La unidad ya existe y no hace falta reformularla. La unidad es propiciar todos juntos que podamos votar el 9 de noviembre.
¿Qué podría ofrecerle España para que renunciara a la consulta?
No hay nada que nadie pueda ofrecer a cambio del derecho fundamental de los ciudadanos de poder votar para decidir su futuro político.
¿Por qué insiste tanto en la consulta y no acepta el plan B de celebrar unas elecciones anticipadas?
Una consulta es más fácil de entender y los resultados no son interpretables. Cada voto vale lo mismo. Unas elecciones autonómicas, por mucho aire plebiscitario que les diéramos, continuarían siendo autonómicas, el sistema proporcional las desvirtuaría como referendo y mucha gente acudiría a votar movida por los más diversos asuntos, como así tiene que ser. La única solución es cumplir con lo acuerdos y celebrar la consulta.
¿Qué tendría que hacer el presidente Mas, ante la casi segura suspensión del Tribunal Constitucional, para que usted considerara que ha cumplido con su parte del pacto?
Los catalanes hemos de poder votar como en cualquier otra elección. Se han de abrir los colegios electorales, las mesas tienen que estar compuestas y todos y cada uno de nosotros tenemos que poder votar con total libertad y normalidad.
Todas las encuestas sugieren que usted será el próximo presidente de la Generalitat.
Nuestro objetivo no es ganar unas elecciones, sino cumplir con los catalanes y permitirles votar.
Si el presidente Mas le hace caso, se podría enfrentar a un procedimiento penal.
Estamos convencidos de que nadie en España irá a la cárcel por el hecho de votar.
No, irá por incumplir la ley.
Votar es un derecho fundamental e inalienable que prevalece por encima de cualquier ley, como el derecho a la vida, a la libertad y a buscar tu propia felicidad.
Sí, pero la ley es la ley y el presidente Rajoy ya ha avisado. Por otro lado, en Convergència le acusan de actuar como un espectador y de exigir en cambio grandes sacrificios a los demás.
Confío demasiado en el criterio y la educación de España como para pensar que meterían en la cárcel a un presidente por promover que su pueblo vote. Pero, en cualquier caso, ya le hemos dicho a Convergència que, si es para blindar la consulta, estamos dispuestos a entrar en el gobierno y compartir el riesgo.
De todos modos, como en cualquier Estado de Derecho, las ilegalidades tienen su castigo en España.
Serían mucho peores para España las consecuencias de encarcelar al presidente Mas que las de permitir la consulta, créeme. Confiamos en la inteligencia de España y en sus buenas prácticas.
Cuando los soberanistas catalanes se comparan con Escocia, se olvidan de apuntar que Alex Salmond ganó sus elecciones por mayoría absoluta y que en Cataluña, los dos únicos partidos independentistas, ERC y la CUP, obtuvieron un total de 24 escaños sobre 135.
Si no hay una mayoría independentista aceptaremos el resultado. Pero para saberlo es necesario votar.
¿Le preocupa que parte del voto descontento se escape hacia Podemos?
Somos tan demócratas que nos parece perfecto que cada cual vote lo que considere más oportuno. Insisto: no estamos aquí para ganar unas elecciones, sino para ayudar a que los catalanes puedan votar y maximizar así su bienestar.
¿La desobediencia como método no le acerca al peligroso mundo del antisistema?
La mejor manera de evitar el auge de lo antisistema es haciendo que el sistema funcione. Y el sistema funcionará si es incluyente y permite a la gente votar.
Los casos de corrupción de Convergència, cuando afloren con toda su magnitud, ¿le pueden impedir mantener las actuales complicidades con ellos?
La corrupción me asquea en cualquier circunstancia y casos como Gürtel o Bárcenas demuestran que los que están implicados en ella no luchan por erradicarla. El Partido Popular es la prueba más evidente de ello.

No hay comentarios: