tanto monta monta tanto olga maria a monago como a Carlos Muñoz eso si solo pilla a los del PP costa de nuestros impuestos, amor incondicional por la buxaca de los corruptos

.

.

domingo, 14 de septiembre de 2014

La mitad de la población de Taiwan podría estar afectada por el fraude del 'aceite de alcantarilla'

Las autoridades de Taiwan parecen desbordadas por el alcance del último fraude alimenticio, que podría haber afectado a la mitad de su población y se extiende más allá de sus fronteras. El primer ministro Jiang Yi-huah ha ordenado la retirada de toda la producción de 235 compañías alimenticias locales tras descubrirse que las empresas habían utilizado aceite residual, conocido localmente como aceite de alcantarilla y no apto para el consumo humano, facilitado por un único suministrador, la compañía local Chang Guann, que presume de proporcionar aceite y derivados desde 1988.
Según las autoridades, al menos 240 toneladas de aceite usado proveniente de freidoras industriales, fábricas de productos de cuero y mataderos ilegales habrían sido 'reciclados', mezclados con otros aceites y reetiquetados por la compañía antes de venderlo a miles de empresas mayoristas, restaurantes, mercados, escuelas y bases militares en 22 ciudades de Taiwan. Pocas empresas se han librado: entre las afectadas figuran Maxim's, 7-Eleven, Starbucks y Café Express. Según diversos estudios, el aceite residual puede dañar el sistema nervioso y contener químicos cancerígenos.
Se habrían distribuido 782 toneladas de aceite no apto para el consumo humano en forma de fideos, galletas saladas, bollos y dumplings, bolsas de masa rellena hervida.
En total, se habrían distribuido 782 toneladas de aceite no apto para el consumo en forma de 29 tipos de productos diferentes. Las autoridades han redactado una lista de 249 productos -entre ellos fideos, galletas saladas, bollos y dumplings, bolsas de masa rellena hervida- que saldrán del mercado hasta discernir si fueron elaborados con aceite sucio. Al menos 14 de esos productos fueron exportados a Brasil, Francia, Hong Kong, China, Macao, Nueva Zelanda y Estados Unidos.
A medida que se descubre el alcance del fraude aumenta el celo de las autoridades, que han ordenado investigar a todas las empresas relacionadas con la producción alimenticia de la isla: unas 100.000 firmas que se arriesgan a multas de más de un millón de euros.
El Departamento de Drogas y Alimentos de Taiwán pronto descubrió que el aceite residual había sido exportado a lugares como Hong Kong o China, lo que generó un alto nivel de alarma en países vecinos y la consternación de las autoridades de Taipei. Tras una ronda inicial de detenciones, ayer era arrestado el presidente de la empresa Chang Guann, Yeh Wen-hsiang: tras el interrogatorio inicial, la policía sospecha que conocía el fraude y pese a haber mantenido su inocencia desde el día en que estalló el escándalo. La víspera de su detención, Wen-hsiang protagonizó una rueda de prensa donde bebió ante las cámaras un vaso relleno supuestamente de aceite residual para confirmar su inocuidad.
El aceite residual había sido exportado a lugares como Hong Kong o China, lo que generó un alto nivel de alarma
Entre el millar de empresas afectadas se encuentran algunas de las mayores cadenas alimenticias en Taiwan, lo que hace sospechar que la mitad de sus 23 millones de habitantes puedan verse afectados, si bien en dosis no peligrosas para la salud. En Hong Kong y China, donde se acaba de celebrar la Fiesta del Medio Otoño, las festividades quedaron eclipsadas por el escándalo dado que podría haber afectado a la producción del dulce tradicional de las mismas, los pasteles de luna. Al menos cuatro empresas de Hong Kong habían adquirido aceites a Chang Guann, mientras que en Macao al menos 21 negocios se han visto afectados por el fraude. Las autoridades de Pekin aseguran no haber hallado aún rastro de alimentos contaminados.
El escándalo se complicó tras trascender que parte de la grasa animal con la que se adulteró el aceite provenía de Hong Kong. Al menos dos envíos de aceite fueron exportados a Taiwán tras ser certificados como aptos para el consumo humano. La vicedirectora de la autoridad taiwanesa para la Alimentación, Chiang Yu-mei, confirmó que dos cargamentos enviados en marzo y mayo llevaban el visto bueno de agencias competentes de Hong Kong donde se afirmaba haber examinado y aprobado la calidad del cargamento, lo que facilitó su paso por Aduanas, y recalcó que se está investigando si los certificados de calidad fueron falsificados.
Taiwán ha elevado el volumen de aceite sucio importado desde Hong Kong y etiquetado como apto para el consumo a 300 toneladas, provenientes de la compañía Po Yuen Lard, cuyo propietario explicó que la grasa estaba destinada principalmente a fábricas de pienso. "Nuestros productos estaban etiquetados como reservados para uso industrial, pero por supuesto no preguntamos cuál va a ser el uso que se les va a dar", explicó Kwok Wai-kwong. A raíz del escándalo, Taiwán ha decidido prohibir totalmente la importación de aceite residual procedente de Hong Kong.
En el gigante chino, los fraudes alimenticios que implican la venta de productos contaminados se multiplican cada año. La novedad de este verano no es sólo el último escándalo que le salpica desde Taiwan, sino una innovadora idea para que el consumidor pueda detectar el producto dañino antes de ingerirlo: palillos inteligentes capaces de descubrir aceite residual tóxico.
El escándalo del 'aceite de alcantarilla' llega al Parlamento en Taipei. AFP
Se trata de palillos que asemejan a los tradicionales, si bien la punta es metálica y dispone de una conexión WiFi con la que transmitir al teléfono información básica sobre los aditivos que contiene el aceite, la temperatura a la que ha sido empleado y el nivel de sodio del alimento en cuestión. En el caso de que el aceite en cuestión contenga más del 25% de materiales contaminantes polares acumulados (una medida de calidad del aceite), una luz roja advierte al consumidor y los palillos envían información detallada al dispositivo con el que están sincronizados.
Si bien aún no han sido puestos a la venta, la expectación es máxima. China, principal país del mundo en población, padece contínuos escándalos alimenticios: el penúltimo, la distribución de carne caducada a las cadenas internacionales de comida rápida como McDonald's, KFC, Pizza Hut, Burger King e incluso Starbucks por parte de la empresa Shanghai Husi Food, forzada a cerrar el pasado julio tras un demoledor reportaje televisivo sobre las condiciones de manipulación de la carne. Como afirmaba un comentario al anuncio de Bildu, "si llevase encima esos palillos cada vez que salgo de casa, pasaría un hambre atroz".

No hay comentarios: