tanto monta monta tanto olga maria a monago como a Carlos Muñoz eso si solo pilla a los del PP costa de nuestros impuestos, amor incondicional por la buxaca de los corruptos

.

.

viernes, 4 de julio de 2014

El tribunal que espera a la choriza infanta borbonzuela

Un tribunal de tres magistrados —y ya no el juez instructor José Castro— tendrán en sus manos el futuro judicial de Cristina de Borbón, hermana del rey Felipe VI, imputada en el caso Nóos de supuesta corrupción. Los integrantes de la sala segunda de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca (Diego Gómez-Reino, Juan Jiménez Vidal y Mónica de la Serna) resolverán si la hija de los reyes Juan Carlos y Sofía acompaña en el banquillo de los acusados a su esposo Iñaki Urdangarin y a otros 13 encausados, entre ellos el expresidente balear Jaume Matas (PP).
La Audiencia palmesana, bregada en casos de corrupción, forma un tribunal plural y no previsible que actúa con rapidez ante los recursos y al dictar sentencias. Dos magistrados progresistas, de Jueces para la Democracia, el presidente Diego Gómez-Reino, Juan Jiménez y la moderada Mónica de la Serna, de la Asociación Profesional de la Magistratura, forman el tribunal. Se ha incorporado, para turnos de apoyo, la conservadora Ana Cameselle. Los tres primeros conocen casi todos los detalles del caso Nóos (más de 130.000 folios); no en vano han resuelto los recursos de las partes a las decisiones del juez Castro. En casi todas las ocasiones, la Audiencia ha respaldado la actuación del instructor.
La gran decisión no se conocerá probablemente hasta finales de septiembre. Este julio no habrá días suficientes para resolver todos los recursos y apelaciones y encauzar y comunicar los posicionamientos de los implicados. Agosto es inhábil en la judicatura.
El fiscal, en sus alegaciones contra el auto en el que Castro pide que se procese a la hermana del Rey, pidió al instructor que suspendiera los 20 días de plazo para presentar las calificaciones iniciales, las peticiones penales ante la futura apertura del juicio. Lo que responderá Castro es una incógnita. Horrach desea que nadie presente su escrito final hasta que la Audiencia no se pronuncie sobre el escrito con el que busca anular el auto del juez. Si la Audiencia le avalase, el asunto de la infanta quedaría cerrado ya.
La imputación de Cristina de Borbón ha merecido ya dos pronunciamientos de la sala. En julio de 2012, la Audiencia rechazó la pretensión de imputación que formuló el seudosindicato Manos Limpias.El juez Castro y el fiscal Horrach coincidieron entonces en rechazar la incriminación.
El primer gran choque juez-fiscal ocurrió en la segunda ocasión. En abril de 2013, el instructor tramitó la imputación de la hermana del Rey contra el criterio del fiscal. Entonces los tres jueces de la Audiencia palmesana, en mayo de 2013 —por dos votos a uno—, dejaron sin efecto la imputación que dictó el juez Castro aunque marcaron al instructor que la investigara por un posible delito de blanqueo de capitales. Ahora este reiteró la imputación y el fiscal expresó, de nuevo, su rechazo con los ataques a la labor del instructor y sus conclusiones.
La Audiencia —que no solo resolverá los recursos sino que juzgará el caso Nóos— se conoce las tripas de la causa y ha examinado la jurisprudencia sobre blanqueo de capitales y delito fiscal. Estos son los magistrados:
»Diego Gómez-Reino es el presidente y líder de la sala. Gallego, instalado en Mallorca, de 52 años, técnico, dialéctico en las vistas y muy rápido en sus autos, es un nadador consumado en una familia con deportistas olímpicos.
»Juan Jiménez Vidal, de Alaró, fue juez de lo social y antes abogado laboralista tras militar en grupos antifranquistas. Jiménez Vidal en mayo de 2014 firmó el voto particular en favor de la imputación de la infanta.
»Mónica de la Serna, de Zaragoza, magistrada moderna y moderada, actuó de ponente de una sentencia que anuló las escuchas y registros que dejó sin condena a los capos de una banda de narcos. Los tres son asequibles, correctos aunque herméticos. Al salir del tribunal viajan en transporte público, bus o tren, hábito poco frecuente en Mallorca.

No hay comentarios: