tanto monta monta tanto olga maria a monago como a Carlos Muñoz eso si solo pilla a los del PP costa de nuestros impuestos, amor incondicional por la buxaca de los corruptos

.

.

domingo, 15 de junio de 2014

Peces gigantes


El Paiche [Arapaima gigas], es el pez de agua dulce que alcanza mayor longitud, puede llegar a medir hasta 4 metros y medio, habita en el Amazonas.
El monstruo del lago Iliamna y otros peces de agua dulce

Varios peces se disputan el título de mayor pez de agua dulce del mundo. El paiche [Arapaima gigas], un pez osteoglosomorfo de la cuenca amazónica, es el de mayor longitud: Puede alcanzar los cuatro metros y medio, y llega a pesar hasta doscientos kilos. Pero varias especies superan en peso al paiche. La mayor de ellas es el siluro gigante [Pangasianodon gigas], con trescientos cincuenta kilos y hasta tres metros de longitud, que habita en la cuenca del Mekong y que, a pesar de su tamaño, no fue descubierto hasta 1931. El siluro europeo [Silurus glanis], nativo de los grandes ríos y lagos de Europa y Asia, es aún mayor, puede alcanzar los cinco metros de longitud, pero no es un pez estrictamente dulceacuícola: También se le puede encontrar en las aguas salobres de los mares Báltico, Negro y Aral. Y si se tienen en cuenta los peces que viven tanto en agua dulce como en el mar, el mayor es sin duda el esturión beluga [Huso huso], de las cuencas de los mares Negro, Caspio y Adriático, con sus seis metros de longitud y más de dos toneladas de peso. El tamaño de estos peces y el tardío descubrimiento del siluro gigante aportan cierta credibilidad a los diversos testimonios sobre enormes peces desconocidos procedentes de ríos y lagos de Asia, África y América.
El monstruo del lago Iliamna

El lago Iliamna, con 129 kilómetros de longitud y 40 de anchura, una superficie de 2.590 kilómetros cuadrados (tan grande como Luxemburgo), y una profundidad máxima de 299 metros, es el mayor lago de Alaska. Está situado en el sur del estado; desagua a través del río Kvichak en el mar de Bering, a unos cien kilómetros de distancia. Gracias a esta comunicación con el mar, alberga una población estable de foca común [Phoca vitulina], y recibe ocasionalmente la visita de otros mamíferos marinos, como la beluga [Delphinapterus leucas]. A pesar de su extensión, se trata de un lago muy poco frecuentado: Sólamente es accesible por aire o en barco.

Desde tiempo inmemorial, los aleutianos y otros pueblos indígenas conocen la existencia de grandes animales en el lago Iliamna. Pero sólo a partir de los años 1940, cuando el vuelo de pequeños aviones sobre el lago se convirtió en algo frecuente, los informes sobre avistamientos de monstruos en este lago empezaron a multiplicarse. En todos los casos se trata de animales largos y esbeltos de hasta diez metros de longitud. Generalmente, tienen una cola vertical, como los peces, y son de color gris mate, o en algún caso de color oscuro o negro. En una ocasión se ha observado una aleta dorsal con una línea blanca; en otra, un largo hocico.
La mayor parte de las descripciones del monstruo del lago Iliamna cuadran con un esturión gigante. Puede tratarse de ejemplares enormes (o cuyo tamaño ha sido exagerado) de esturión blanco [Acipenser transmontanus], especie de color grisáceo que supera los seis metros de longitud. Aunque nunca se han señalado esturiones blancos en el lago Iliamna, sí se conocen en otros lagos y aguas costeras de Alaska.

El Esturión es sin duda el pez más grande que puede encontrar se rios y lagos alcanzando 6 metros de longitud.
La existencia de una población ignorada de esturiones gigantes en el lago Iliamna no resulta descabellada: Todos los años, veinte millones de salmones entran a desovar en el lago, lo que les proporcionaría alimento más que suficiente. Además, los esturiones son peces de fondo, que raramente salen a la superficie, y las orillas del lago Iliamna están prácticamente deshabitadas: La población estable total de la decena de pueblos ribereños del lago es de menos de seiscientas personas.

South Bay Bessie

En la cuenca occidental del lago Erie, situado entre Canadá y los Estados Unidos, se ha observado repetidas veces durante el siglo XX un animal serpentiforme de color negro, azul oscuro, pardo oscuro o verdoso, de seis a quince metros de longitud y unos sesenta centímetros de grosor, que suele aparecer cuando el agua está en calma. Tiene la cola plana, y a veces se han señalado varias jorobas. Algunos testigos comparan su cabeza con la de una serpiente. Existe además una grabación de vídeo de julio de 1991 en la que se puede ver algo que parece un tronco flotante, pero que se mueve contra la corriente.

En 1931, dos pescadores capturaron un ejemplar de seis metros de longitud, de color negro, verde oscuro y blanco. Su piel era semejante a la de un aligator. Pero de los restos del animal, que fueron examinados por la policía y la prensa, no se ha vuelto a saber nada.
Se ha ofrecido una recompensa de 100.000 dólares por la captura del monstruo. Si toda la historia no resulta ser una mistificación orquestada para atraer turistas, podría tratarse de una forma gigante del esturión lacustre [Acipenser fulvescens], una especie amenazada y difícil de ver que habita en los fondos de los Grandes Lagos y de algunos ríos de Norteamérica, cuya longitud máxima registrada es de 2,74 metros.

El Siluro es otro de los grandes peces que habitan lagos y rios y algunas especies puede cazar en tierra e incluso producir fuertes descargas eléctricas.
El lau

En 1923, el vicegobernador británico del Sudán, H.C. Jackson, describió en "The Nuer of the Upper Nile Province" una especie de serpiente acuática gigante llamada lau por los Nuer. Según este pueblo, el lau vive en los pantanos del alto Nilo que ocupan gran parte del sur del Sudán. Se trata de un animal serpentiforme, con el cuerpo tan grueso como el de un caballo, de color marrón o amarillo oscuro. El tamaño varía mucho de unas descripciones a otras: para unos, se trata de un animal de unos tres metros de longitud, menor que una pitón pero más peligroso; otros aseguran que puede alcanzar los treinta metros. Tiene en la cabeza una especie de cresta y unos tentáculos o pelos gruesos que le sirven, según se dice, para capturar a sus presas. Vive en agujeros de las orillas y es capaz de salir del agua y desplazarse en tierra para cazar. Produce un gruñido gorgoteante que se oye a grandes distancias.

Existe una escultura de madera que aparentemente representa la cabeza de un lau, y los restos del animal se consideran fetiches muy poderosos; cuenta la leyenda que el animal es capaz de matar con la mirada.
No puede tratarse de una enorme serpiente. La mayor serpiente africana, la pitón jeroglífica [Python sebae], alcanza los cuatro a cinco metros de longitud, aunque se dice que puede llegar hasta los ocho o nueve metros. Pero su coloración no coincide con la atribuida al lau; es pardo pálido o verdoso con franjas oscuras. Además, carece de cualquier tipo de apéndice en la cabeza, sean tentáculos o crestas. Y una serpiente es incapaz de gruñir como lo hace el lau, su único sonido es un silbido más o menos fuerte.
Para el criptozoólogo Bernard Heuvelmans, el lau es un siluro gigante. Los tentáculos de la cabeza son las barbillas sensoriales que rodean la boca y la cresta es la aleta dorsal. Entre los siluros, la familia de los cláridos, que se extiende por África y parte de Asia, reúne un gran número de las características atribuídas al lau: su aleta dorsal es grande, pero las aletas pectorales y pélvicas son pequeñas o inexistentes, lo que da al pez un aspecto serpentiforme; poseen unos órganos especiales en las branquias que les permiten respirar aire, algunas especies son capaces de desplazarse y de cazar en tierra y también hay especies cavadoras. La mayor especie de la región, el siluro norteafricano [Clarias gariepinus], que alcanza 1,7 metros de longitud y sesenta kilos de peso, puede desplazarse y cazar en tierra impulsándose con sus fuertes aletas pectorales, se entierra en la estación seca, produce un fuerte gruñido cuando traga aire violentamente y puede generar descargas eléctricas cuando está irritado. Sin embargo, los nuer distinguen entre este pez, al que llaman pet cick o pet der, y el lau.

El lukwata

En 1902, sir Harry Johnston, el descubridor del okapi, publicó "The Uganda Protectorate". En este libro se encuentra la primera mención escrita de un monstruo que vive en las aguas del lago Victoria. Los baganda, que habitan en el norte y noroeste del lago, le llaman lukwata. Es un animal agresivo, de color oscuro y cabeza redondeada que mantiene fuera del agua cuando nada. Ataca incluso a los cocodrilos y sus bramidos se oyen a gran distancia.

Para Johnston puede tratarse de un pequeño cetáceo, un gran manatí o un pez gigantesco. Heuvelmans opina que es el mismo animal que el lau, o una especie emparentada. De hecho, el lago Victoria se comunica con los pantanos del sur de Sudán a través del Nilo.
El monstruo del lago Hanas

El lago Hanas se encuentra en una región boscosa de difícil acceso de los montes Altai, en el noroeste de China, cerca de la frontera con Rusia, Mongolia y Kazastán. Mide 24 kilómetros de longitud, 3 de anchura y 188 metros de profundidad máxima, y se sitúa a 1.374 metros de altura sobre el nivel del mar.

Según los habitantes de la región, viven en el lago unos monstruos que provocan enormes olas y devoran el ganado que se aventura a pastar cerca de sus orillas. Curiosamente, en mongol Hanas significa "belleza" y "misterio".
El 20 de julio de 1985, un grupo de veinticuatro profesores y estudiantes de biología y de geografía de la universidad de Xinjiang, dirigidos por el profesor Xiang Lihao, observaron, a simple vista y con prismáticos, un grupo de grandes peces rosados a más de un kilómetro de distancia. Los peces formaban un triángulo en la superficie del lago y, poco después, se colocaron en línea. A la mañana siguiente, los peces comenzaron a aparecer desde las nueve. El profesor Xiang, que consiguió realizar algunas fotografías, contó unos sesenta ejemplares, de hasta diez metros de longitud.

El Taimen aunque habitualmente no suele alcanzar más de 2 metros de longitud podría ser el pez que creo el mito del lago Hanas.
Los peces se movían lentamente en la superficie hasta que por la tarde, al disminuir la luz, fueron desapareciendo. Los intentos realizados unos días después para pescar uno de estos peces no tuvieron éxito. Aparentemente, no se han realizado más expediciones científicas al lago desde entonces.

Salvo en el tamaño, los peces del lago Hanas se parecen al taimén [Hucho taimen], un pez salmoniforme de agua dulce que se extiende por el mar Caspio y toda la cuenca ártica de Asia, de la que el lago Hanas forma parte. El taimén, que no llega a los dos metros de longitud, habita también en el lago Hanas; es posible que lo que vieron los investigadores chinos en 1985 fuera sólo un espejismo, que amplificó el tamaño de los peces hasta hacerlos parecer gigantes.

No hay comentarios: