tanto monta monta tanto olga maria a monago como a Carlos Muñoz eso si solo pilla a los del PP costa de nuestros impuestos, amor incondicional por la buxaca de los corruptos

.

.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Se fugó reclusa que intentó matar a la mujer de su amante

Esta es la primera fuga que se concreta desde que fueron alojadas allí las reclusas de la cárcel de Cabildo. Se trata de S.K., que de acuerdo al dictamen judicial fue la persona que planeó el crimen de la contadora Claudia Liz Pereira, quien durante meses sufrió momentos de terror al ser víctima de varios atentados.

Pero esta historia comenzó en febrero de 2008, cuando la universitaria se hallaba en su domicilio, un apartamento situado en Mac Eachen y Cipriano Miró. Su esposo, el arquitecto M.S., la aguardaba en la puerta del edificio y la mujer se estaba cambiando de ropa para salir a cenar, cuando apareció una encapuchada que le efectuó un disparo, rozándole un brazo. A pesar de eso logró trabarse en lucha con la agresora, quien le disparó en dos oportunidades más pero no la alcanzó.

Su esposo la auxilió y fue internada en el Hospital Británico, pero mientras su marido, que la cuidaba, aparentemente dormía, ingresó una mujer vestida de enfermera y le inyectó insulina. La contadora, que también descansaba, se despertó y se dio cuenta de que algo sucedía, por lo que comenzó a gritar, concurriendo personal del nosocomio, que en rápida acción logró salvarle la vida.

A raíz de esto, Claudia Liz Pereira comenzó a sospechar de su cónyuge y decidió separarse momentáneamente, pasando a residir en la casa de su madre. En marzo de ese año, cuando llegaba a la vivienda con su pequeña hija en un vehículo que era guiado por su tío, dos sujetos aparecieron y comenzaron a dispararles. Varios proyectiles impactaron contra el rodado y uno de los tiros alcanzó al hombre, que resultó herido en un hombro al salir en defensa de sus familiares.

Procesados

Personal de la División Homicidios interrogó al esposo de la víctima y pronto los funcionarios se dieron cuenta de que mentía. Se comprobó que tenía una amante donde trabaja, una empresa local, y como resultado de las escuchas telefónicas y la ubicación de envoltorios de alfajores hallados en la escena donde la contadora y sus familiares fueron atacados a tiros, se logró llegar al esclarecimiento de lo sucedido.

En combinación con el marido de la contadora, S.K entró en contacto con C.G.L., de 28 años, quien consiguió dos sicarios, M.L.G.A., de 35 años, y una menor de 17 años. Estos recibieron información acerca de la universitaria pero fallaron el atentado.

En el lugar donde aguardaban dejaron papel de alfajores, cuyo seguimiento permitió establecer que los compraron en una estación de servicio. En las cámaras de seguridad del local se observó a los individuos y en un auto, a la mujer que los contrató.

Todos fueron detenidos y comparecieron ante la jueza Graciela Gatti, que decretó los procesamientos de los imputados por intento de homicidio, mientras que la menor fue internada en el INAU.

El pasado domingo, durante la hora de la visita, S.K., que estaba en el CNR, salió tranquilamente por la puerta principal junto a los familiares de las reclusas. Pasó las tres alambradas de seguridad y se dio a la fuga. Ahora se realizan procedimientos para tratar de ubicarla, a la vez que se está desarrollando una investigación interna para determinar responsabilidades. No se descarta que la Policía proteja a la contadora víctima de la saña criminal de esta mujer.

No hay comentarios: