tanto monta monta tanto olga maria a monago como a Carlos Muñoz eso si solo pilla a los del PP costa de nuestros impuestos, amor incondicional por la buxaca de los corruptos

.

.

jueves, 4 de diciembre de 2014

La niña-amante de Perón 'rompe' su silencio

Pobre y olvidada por la Historia, Nelly Rivas murió hace un par de años en Argentina. Se llevaba a la tumba algunos secretos, varios ultrajes y un silencio de medio siglo. Probablemente, antes de morir pensó en aquel día de 1953 en que conoció al presidente Juan Domingo Perón, mito y galán de altura para muchas jóvenes de la época. Pensaría también, tal vez, en los dimes y diretes que generó en la sociedad argentina de la época que una adolescente de 14 años tuviera una relación carnal con el general. Ahora, quien fuera su abogado, Juan Ovidio Zavala, acaba de publicar un libro en el que revela de forma documentada y con testimonios inéditos de la joven, el calvario que sufrió Nelly tras el derrocamiento de Perónen 1955. Desde su tumba, la niña-amante del líder más carismático y controvertido de la historia argentina rompe su silencio.
En su apartamento del coqueto barrio porteño de Recoleta, Zavala, a sus 90 años, autor de 'Amor y violencia, la verdadera historia de Perón y Nelly Rivas', hace memoria mientras desgrana sus ideas políticas, a contracorriente de casi todo. Militante antiperonista, encarcelado y torturado por ello durante el primer mandato de Perón (1946-1955), Zavala, cuadro político del Partido Radical, fue también un duro opositor de la denominada Revolución Liberadora, el eufemismo con el que se conoce el golpe cívico-militar que derrocó al general. Muerta Evita, su segunda esposa, en 1952, cuando Perón marcha al exilio solo tiene pensamientos para Nelly"Lo único que tengo y lo único querido que me queda", recuerda Zavala que escribió el general desde la cañonera paraguaya en la que se refugió.

Una relación marcada por una promesa incumplida

La historia de amor prohibida había comenzado dos años antes, en 1953, cuando un grupo de jovencitas de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) visitó la residencia oficial de Perón. Allí estaba Nelly, una muchacha de origen humilde entre los humildes. Cuando el general se acercó a saludar a las chicas, Nelly se quedó petrificada. "Ah, tenemos amiguitas nuevas. ¿Cómo te llamás?", le espetó de buenas a primeras. En ese momento no pudo contestar. "No me voy a separar nunca de este hombre", pensó minutos después, según le confesaría más tarde a Zavala. Su aproximación posterior a Perón fue meteórica. En poco tiempo, quedó a cargo del cuidado de los perritos de la residencia oficial y se le asignó un dormitorio que había sido utilizado por Evita. Poco a poco, la "Nenita", como la llamaba Perón, sucumbió ante el "poder de seducción" del presidente.
Pero la relación no duró mucho. Tras el golpe de septiembre de 1955, Nelly queda en una situación de total desamparo. Antes de refugiarse en la cañonera, Perón le hace entrega de algunas joyas y 400.000 pesos. Y desde su refugio le envía varias cartas: "Nenita, quedate tranquila. Con lo que te dejé podrás vivir un tiempo. En cuanto llegue te mandaré a buscar y así los dos haremos una vida tranquila donde sea". Los antiperonistas allanaron la casa de Rivas y se llevaron todo lo que encontraron. La joven trató de escapar a Paraguay, donde había nacido su madre, pero las nuevas autoridades militares la detuvieron en la frontera y la internaron en un asilo para prostitutas menores"Ahí perdí el tren de la historia", le confesaría Nelly a Zavala. Acto seguido, los militares impulsaron un juicio contra Perón por estupro, para lo que trataron de retirarles a los padres de Nelly la patria potestad. La estrategia nunca logró su objetivo final, juzgar al general en Argentina, pero convirtió la vida de Rivas en una pesadilla sin fin. Zavala, abogado de profesión, reconoce que el estupro existió, pero subraya que las autoridades se saltaron todas las normas jurídicas para realizar la denuncia. Aceptó llevar la defensa de los padres de Nelly, acusados de complicidad en el estupro, y más tarde se ocupó del caso de la joven, que reclamaba los bienes robados durante el golpe. Zavala, que llegó a ser director nacional de prisiones, fue testigo de todas las irregularidades cometidas en el proceso judicial. "El libro pretende reivindicar la figura de Nelly y denunciar por primera vez con pruebas documentadas la monstruosidad jurídica que se cometió contra esta mujer", cuenta Zavala.
"En cuanto llegue te mandaré a buscar y así los dos haremos una vida tranquila donde sea", le dijo Perón tras el golpe de 1955
Con el paso del tiempo, Nelly se casó y tuvo dos hijosCuando en 1973 Perón regresó triunfal a Argentina desde su exilio en MadridNelly fue a visitarlo acompañada de su esposo. "Entenderás que es la última vez que nos vemos", le susurró el general, que moriría al poco tiempo. La noche negra que se instaló después en Argentina sepultó aún más la historia de la niña-amante de Perón ultrajada por el estado durante décadas. En uno de sus últimos encuentros con Zavala, viuda desde hacía poco, Nelly le comentaba: "Estoy tan pobre que no he podido llevar las cenizas de mi marido".
El tren de la historia al que se refirió Rivas en cierta ocasión no sólo pasó de largo sino que la arrolló sin piedad, como refleja este testimonio que incluye Zavala en su libro, referido al día del golpe contra Perón: "Cuando él me besó a la salida de la residencia y me dijo: 'Llévate los perritos, nos vemos pronto, buena suerte', yo sólo era una mujer muy triste, con mucho miedo. Nadie, nadie, podrá comprender todo el sufrimiento por el que he pasado".

No hay comentarios: