tanto monta monta tanto olga maria a monago como a Carlos Muñoz eso si solo pilla a los del PP costa de nuestros impuestos, amor incondicional por la buxaca de los corruptos

.

.

jueves, 17 de julio de 2014

El Chromebook arranca

Hoy, en Augirona, hablamos del fenómeno del Chromebook. A pesar de la recepción fría que tuvieron los primeros ordenadores equipados con ChromeOS el mercado de la informática parece haber encontrado cierto atractivo en la idea.

En tres años Google ha pulido muchas de las aristas. ChromeOS tiene ahora el aspecto de un sistema operativo convencional, con ventanas y un escritorio. Se ha mejorado el soporte para trabajar sin conexión a la red y la idea de depender de "la nube" ya no parece tan extraña como al principio de la década.
En Estados Unidos las ventas están creciendo de manera significativa. Tanto, de hecho, que IDC le atribuye al Chromebook parte del mérito en el freno de la caída en ventas de PC. La razón de mayor peso, en cualquier caso, es el fin de soporte de Windows XP.
En muchos hogares Chromebook se ve como una alternativa barata a un portátil tradicional, con menos problemas de seguridad y enfocado a las tareas que se realizan normalmente: comprar, navegar por la web, leer el correo, consultar Facebook...
En la empresa empieza a tener también algo más de presencia, pero es el mercado educativo el que mejor está reaccionando al concepto de Chromebook. Es mucho más barato equipar un aula con estas máquinas que hacerlo con PC portátiles con Windows, o incluso con ciertas tabletas.
Google tiene aún un camino muy largo que recorrer. A pesar del crecimiento en las ventas de Chromebooks la cuota de mercado mundial de los ordenadores de Google es muy pequeña, pero es evidente que están llegando a puntos de precio que ponen nervioso a su principal rival. 
Microsoft se encuentra de repente atacada por el nicho en el que creía estar a salvo: la gama baja. La reacción no ha tardado en llegar. La compañía de Redmond espera lanzar antes de que acabe el año PCs con Windows por menos de 249 euros. Para los fabricantes, sin embargo, esta es una carrera de precios que podría ser incluso más destructiva de la que protagonizaron los netbooks. Los márgenes que deja el negocio de la informática son ya muy, muy pequeños. No hay mucho margen de maniobra.

No hay comentarios: