tanto monta monta tanto olga maria a monago como a Carlos Muñoz eso si solo pilla a los del PP costa de nuestros impuestos, amor incondicional por la buxaca de los corruptos

.

.

lunes, 6 de octubre de 2014

Iglesias: 'El PSOE tendrá que elegir entre hacer presidente a Rajoy o a mí'

«Después de las próximas elecciones generales, el Partido Socialista tendrá que elegir entre hacer presidente a Mariano Rajoy o a mí».
Quien formula esta hipótesis para dentro de 14 meses es el líder dePodemosPablo Iglesias. La frase, dirigida este verano a un miembro delPP, resume en un titular cuál es su hoja de ruta para el año electoral que acaba de comenzar. De hecho, fuentes internas de Podemos avalaron a este diario dicha ecuación dentro de una estudiada estrategia que busca arrinconar al PSOE y ganar a sus votantes, poniéndole entre la espada y la pared a la hora de tomar lo que se podría denominar como una decisión fatal: en un previsible Congreso de los Diputados fragmentado y abocado a los pactos multipartitos para formar gobierno, los socialistas tendrían que debatirse entre apuntalar con sus votos -o abstención- cuatro años más de Rajoy en La Moncloa o, en cambio, respaldar la elección del líder de Podemos como nuevo presidente del Gobierno.Pedro Sánchez se enfrentaría así al dilema más angustioso que se puede encontrar.
La hipótesis que manejan Iglesias y su equipo de colaboradores es que, en efecto, Podemos llegue a las elecciones generales de finales de 2015 lanzado; ya sea como segunda fuerza -es decir, como la alternativa al PP- o como tercera opción, a un puñado de escaños del PSOE. En ambas situaciones se vería con la autoridad suficiente como para presentar su candidatura formal para gobernar. Aquí, a los socialistas no les quedaría otra que posicionarse. Y según prevé Podemos, siempre para mal.
En el partido creen que, elijan lo que elijan los socialistas, "será su perdición
«Si apoyan la investidura de Rajoy será su perdición. Y si apoyan la nuestra también será su perdición», recalcaron las fuentes internas de Podemos, que subrayaron que el PSOE «se convertiría, eligiera lo que eligiera, en el Pasok», el partido socialista griego barrido por la ola Syriza -una nueva formación en la que se mira Podemos- y que ha pasado de gobernar el país a ser una formación moribunda.
Con todas las encuestas pronosticando por ahora este escenario postelectoral, en un Congreso fragmentado y con los tres principales partidos -PP, PSOE y Podemos- en una horquilla de entre el 30% y el 15% de los votos -o más ajustados aún-, la cúpula de Podemos tiene claro que su planteamiento es perfectamente viable.
El primer escenario -que los socialistas respalden a Rajoy en una gran coalición- supondría la oportunidad de Podemos de presentar la prueba empírica y definitiva de que el PP y el PSOE son en realidad el mismo problema -la «casta»-, con las mismas políticas y con los mismos miedos a perder el poder y los privilegios que han disfrutado en las últimas décadas.
Pero además, habría una segunda consecuencia: la más que segura decepción de los socialistas situados políticamente en la izquierda y que no comprenderían que se desaprovechara la oportunidad de desalojar al PP de Moncloa. Como ya ha ocurrido recientemente, Podemos cree que eso provocaría la huida de votantes del PSOE hacia una verdadera izquierda. Si en las europeas se repartió entre Izquierda Unida y ellos, ahora sólo desembarcarían en la formación de Pablo Iglesias, cimentando su hegemonía en la izquierda.
El segundo escenario -votar por el líder de Podemos, previsiblemente Iglesias, como presidente- provocaría el fin del modelo de alternancia bipartidista que se ha mantenido desde la Transición, y dejaría al PSOE arrollado por la ola de Podemos y sin ser, por primera vez en democracia, la gran referencia de la izquierda, resignándose a jugar un papel segundón en el Congreso, a rebufo de Podemos.
Para Podemos, esta situación acabaría en un trasvase de votantes definitivo que marcaría el principio del fin del PSOE como la fuerza relevante que hoy es. Como ocurrió en Grecia.
Así, la táctica política en el partido se cuida más que nunca y decisiones como «preservar» la «marca» en las elecciones municipales -de errores y candidaturas poco fiables- resulta vital para no lastrar cualquier expectativa de desembarcar en el Congreso a lo grande. Los propios portavoces lo reconocieron la semana pasada públicamente: el objetivo prioritario son las generales.
Las autonómicas, como también dijeron, es donde hay que concentrar ahora los esfuerzos. Tras las europeas, estas elecciones son el segundo gran paso de su estrategia política y está sobre la mesa la posibilidad de que destacadas figuras del partido se presenten para encabezar candidaturas fuertes. Primero dependerá de esas personas y después de los afiliados, que tendrán la última palabra para elegirlos en unas primarias abiertas.
Al margen de los nombres, en Podemos todo pasa por mantener viva la ola de crecimiento y entusiasmo hasta las citas electorales. Por lo demás, el órdago al PSOE ya está echado. A finales de 2015 se levantarán las cartas.

No hay comentarios: